Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO : Campeonatos del Mundo

Vandenbroucke, solo contra todos

El joven belga, gran favorito en un Mundial en el que los españoles tienen pocas esperanzas

El joven playboy Frank Vandenbroucke, que liderará un potentísimo equipo belga, es el gran favorito para adjudicarse hoy, en el duro circuito de Torricelle, en Verona (Italia), el Mundial de fondo en carretera. Al frente de un extraordinario equipo italiano, varios corredores (Casagrande, Rebellin, Tafi, Celestino) intentarán que un año más se cumpla la tradición de que el gran favorito no termine ganando. También cuentan en el pronóstico duros letones (el rápido Roman Vainsteins), aguerridos lituanos (el resistente Rumsas), veteranos rusos (el hábil Konyshev), jóvenes kazajos (el albino Vinokurov), superclases alemanes (el káiser Ullrich), pragmáticos suizos (el campeón saliente Camenzind), especialistas holandeses (el fino Boogerd) y hasta secundarios belgas de rompe y rasga (Wauters, Museeuw, Van Petegem y demás ciclistas que ven en las clásicas su única razón de vida). No figura en ninguna lista, ni larga ni corta, ni elaborada por especialistas ni elaborada por pitonisos, ningún corredor francés o estadounidense. Ni estonios, eslovenos, ucranios, daneses, polacos, australianos, británicos, egipcios, neozelandeses, luxemburgueses, austríacos, checos, suecos, noruegos o portugueses. Ni tampoco españoles. La selección dirigida por Francisco Antequera, y liderada por nadie, se mueve en esos niveles."Sinceramente, no sé si podré pasar el repecho. Pero por ilusión que no quede" dice Martín Pediguero, el diminuto corredor madrileño sobre el que Antequera ha depositado la mayoría de las posibilidades españolas. "En mi caso hay muchas incógnitas. He competido poco y no sé si me faltará fondo. Pero por ilusión que no quede", añade el rápido cántabro Óscar Freire, designado segunda apuesta española por Antequera. "No sé, no sé", tuerce el gesto Txente García Acosta, el tercero entre los preferidos por el técnico español. "El pasado sábado me atropelló una moto en la subida al Naranco y tengo una pierna como dormida. No sé hasta donde podré llegar. Pero ganas tengo, ¿eh?". Y estos son los mejores españoles. Para Pedro Díaz Lobato, el debutante de Fuenlabrada, el sueño sería acabar. No dice dónde.

La carrera será larga (260 kilómetros) y dura (16 vueltas a un circuito que cuenta con una subida pronunciada de casi cuatro kilómetros). No será precisamente un trazado, un recorrido, propicio para las sorpresas. Las medianías no tendrán aire suficiente para aguantar una y otra subida con plato grande, y otra vez más. Y los desatentos que se queden cortados en el descenso acabarán hartos de tener que olvidarse de recuperar el aliento en los pocos kilómetros de llano, se pasarán el día persiguiendo y acabarán descolgados.

Lo de la lotería del Mundial es un tópico que ya no se sostiene, en ese sentido. Quien lo gane deberá ser un corredor bueno. Y si lo gana el gran favorito, el Vandenbroucke que asombró al mundo en la Lieja-Bastoña-Lieja, y luego en la Vuelta, y que ahora dice que está más fuerte que nunca, deberá ser un corredor buenísimo. Para hacerlo, el teñido belga deberá superar no sólo la oposición de las selecciones rivales, sino también los puñales hacia su espalda que volarán desde sus mismos compañeros. "Ya sé que soy el favorito y que todo se pondrán a mi rueda", admite el belga. "Pero también sé que si no gano no pasa nada. No temo a nadie. Todos irán tras mí y a todos tendré que dejar. Sólo me preocupa, en todo caso, Tafi, el único ciclista que no teme quedarse al descubierto y ponerme en problemas".

Vandenbroucke habla y refleja el pensamiento de Celestino, el clasicómano italiano que sostiene que su compatriota Andrea Tafi es su mejor corredor. "Va a ser un Mundial en el que aparte de las fuerzas juegue fuerte la fantasía, la imaginación, la lectura correcta de lo que pasa. Es un Mundial para Tafi". Antonio Fusi, el seleccionador italiano, no lo entiende así: ha designado a los limitados Casagrande y Rebellin líderes de la escuadra.

La selección holandesa saldrá con un corredor menos al haber retirado la UCI la licencia a Erik Dekker, quien fue declarado "no apto" tras detectársele en un análisis un nivel de hematocrito superior al permitido. Es el cuarto corredor que no pasa el control en todo el mundial. Dos italianos (el sub 23 Lo Vano, y el júnior Garofoni) y un moldavo, Bonciukov también fueron excluidos durante la semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999