Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Córdoba pospone el nuevo callejero fiscal por posibles injusticias

El teniente de alcalde de Hacienda del Ayuntamiento de Córdoba, Francisco Tejada, anunció ayer que la implantación del nuevo callejero fiscal de la ciudad se pospondrá hasta el 2001. Los responsables municipales de Izquierda Unida han comprobado que la medida, pensada para redistribuir la carga impositiva, podía llegar a ser muy injusta para muchos.Durante la pasada campaña electoral, IU anunció la modificación del callejero fiscal, que no había sido actualizado desde mediados de los setenta, como modo de conseguir un sistema tributario más justo y solidario. De este modo, lo que se pretende lograr es un método impositivo más progresivo, sin por ello subir los impuestos. Se trata de cambiar la clasificación fiscal de ciertas zonas, que pasarían a un nivel superior con la consiguiente subida en el tipo impositivo.

La propuesta del nuevo callejero elaborada por un equipo de expertos de la Facultad de Empresariales de Córdoba no ha sido lo que se esperaban en IU cuando lanzaron la propuesta. La reforma diseñada por los expertos universitarios basa la modificación de la catalogación fiscal en la actividad comercial y el valor catastral medio de las viviendas de una determinada zona. Sin embargo, el principal escollo ha surgido en el casco antiguo, donde con el sistema propuesto se iguala a los antiguos residentes de la zona -con casas viejas y, normalmente, con pocos recursos económicos- con los propietarios de casas rehabilitadas y caras.

Tras analizar las consecuencias y las posibles injusticias que conllevaría la aplicación de este plan, se ha decidido posponer la adopción del nuevo callejero. Por el momento, se baraja la posibilidad de añadir nuevos criterios de valoración, tales como las infraestructuras municipales de la zona y no se descarta fijar el tipo impositivo de manera individual según el valor catastral de la vivienda de cada uno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999