Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUJERES

Sólo un grupo de policía femenina impondrá multas en México DF

Cinco millones de coches circulan cada día por las calles de la capital de México. Para vigilarlos, 900 agentes masculinos tenían, hasta el lunes pasado, capacidad para imponer multas. Desde ese día, todos han quedado relevados de esa función, que ha quedado de modo exclusivo en las manos de 64 mujeres policía. Ahora, sólo ellas llevan talonario de multas.La corrupción policial ha llegado en el escalafón policial "tan alto como se pueda imaginar", en palabras de Alejandro Gertz Gamero, secretario de Seguridad Pública de México DF. Sobre todo, en los hombres. Por eso, Gertz ha cortado por lo sano y les ha quitado la posibilidad de multar. Tras sopesar otras alternativas, su confianza en la honestidad de las mujeres le llevó a adoptar esta medida. Según Gertz, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), las mujeres "son mucho más apreciadas por la gente y generan mucha menos tensión".

En la capital mexicana, las sanciones de tráfico tenían desde hace tiempo rebaja por pronto pago y por ahorro de trámites administrativos con el sencillo método de la mordida. Cuando un agente de policía sorprendía a un conductor en una infracción (o así se lo hacía ver), todos sabían qué hacer para abaratar gastos. La multa media ronda los 60 dólares (9.600 pesetas). Tras una breve negociación, una entrega directa al agente de alrededor de 30 dólares evitaba el uso del bloc de multas. El policía, a su vez, entregaba un pellizco a su superior. Esta segunda fase se conoce como el entre.

El control del tráfico en la capital mexicana recae ahora básicamente en 32 equipos formados cada uno por dos mujeres a la cabeza, varios hombres de asistencia, grúas, motoristas, etcétera, que se harán cargo de los 22 puntos más conflictivos de la ciudad. Pero multar, sólo podrán hacerlo las agentes. Los hombres policías, dispersos por el resto de la capital, llamarán a alguna de las 64 agentes si perciben alguna infracción. Éstas acudirán a extender la multa. Para mayor seguridad, un inspector de la Secretaría de Transportes de la ciudad acompaña a cada grupo de control y supervisa a las agentes.

El primer día del nuevo proyecto, las mujeres policías impusieron 168 sanciones y llevaron 18 vehículos al depósito municipal.

Desde que Gertz Gamero se hizo cargo de la seguridad de la capital, en agosto del año pasado, 120 oficiales de alto rango y otros 1.000 policías han sido destituidos por haber cometido delitos. En abril de este año, Gertz afirmó que "la policía es un factor de inseguridad en la medida que no cumple sus tareas al obturarlas o atropellarlas".

El primer intento de solucionar el caos del tráfico fue hacer que los coches multados y cuyos conductores no pagaran las sanciones circularan sin placas de matrícula, para oprobio del conductor. La oposición se negó a esa medida, entre otros motivos, porque conducir sin matrícula es ilegal. La siguiente alternativa fue acudir a la Agrupación Cisne, un grupo de 1.000 mujeres policías, dedicadas hasta ahora a menesteres distintos del tráfico, y elegir a 64 de ellas para encabezar la lucha contra la mordida. La oposición sigue descontenta. Los hombres policía, que han perdido parte de su negocio, también.

De todas maneras, el futuro no parece claro para el artífice de la medida. A la pregunta de qué plazo se da para acabar con la corrupción, Gertz respondió con una sonora carcajada y un clásico "buena pregunta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1999