Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FIN DE REINADO EN MARRUECOS

Basri, el perdedor

Driss Basri lleva 20 años como ministro del Interior en Marruecos y muchos más dedicado a la seguridad del Estado. En los 70 y 80, Hassan le encargó reprimir la disidencia. A finales de esta década, su cometido en un Gobierno encabezado por un socialista ha sido vigilar la transición.El soberano le encomendó, en septiembre de 1996, que iniciase a su primogénito en los asuntos delicados, como el Sáhara. Ambos estuvieron dialogando con el Polisario en Tánger. Pero tres años después, era ya un secreto a voces en Marruecos que su relación con el príncipe Sidi Mohamed distaba mucho de ser cordial.

Descrito como un freno a la transición, Basri, de 61 años, puede ser el perdedor con la sucesión marroquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de julio de 1999