Vuelve "Pedro Navaja"

A mediados de 1978, un turbio personaje latino del Bronx alcanzó la fama internacional al convertirse en símbolo de la desesperación de una raza que no encontraba forma humana de salir del barrizal en que vivía. Se llamaba Pedro Navaja y su estribillo fue tarareado y bailado en todas las fiestas. Aquello de La vida te da sorpresas fue cantado hasta la saciedad, aunque la canción contenía otros mensajes mucho más significativos (Si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos, por ejemplo). Su autor era un abogado panameño que, desde hacía cuatro años, estaba probando suerte como cantante en Nueva York: Rubén Blades. A partir de esa canción una nueva forma de salsa-denuncia o salsa-social se abrió paso para demostrar que la música latina que se hacía en la Gran Manzana no era sólo un producto bailable sin más contenido. A Pedro Navaja siguieron otros éxitos hasta encumbrar a su autor en lo más alto de la especialidad. Blades formó parte de los Fania All Stars, grabó en inglés, se convirtió en actor y llevó sus inquietudes hasta el terreno de la política. Fundó un partido en Panamá y se presentó a las elecciones presidenciales (quedó en tercer lugar). En los últimos años, Blades ha regresado musicalmente a su país para indagar en las raíces de la tradición. Su último trabajo, recién editado, se titula Tiempos y la gira, Prohibido olvidar. Esta noche en el Poble Espanyol (21.30 horas, con telonero: Raúl Paz) Blades presentará ese nuevo disco sin olvidar sus viejas canciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de julio de 1999.