Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac dinamitó la negociación con Mercosur en la cumbre de la UE

El presidente francés, Jacques Chirac, dinamitó personalmente el viernes en la cumbre de Colonia la negociación de la Unión Europea (UE) con Chile y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), que tiene por objeto establecer un acuerdo de libre comercio y cooperación económica entre ambas regiones.La propuesta transaccional alemana que figuraba en el borrador de las conclusiones, por la que los Quince conferían a la Comisión un mandato para empezar a negociar con los latinoamericanos sobre todos los temas "a más tardar el 1 de diciembre del 2000", desapareció de un plumazo de las conclusiones definitivas, por el veto de Chirac. Este fiasco augura graves problemas para la primera cumbre eurolatinoamericana de Río, el 28 y 29 de este mes, propuesta precisamente por Chirac.

El presidente español, José María Aznar, defendió la propuesta de Bonn, aunque señalando que prefería la de la Comisión, consistente en empezar inmediatamente la negociación, porque de lo contrario Europa perderá credibilidad y mercados en América Latina en beneficio de EEUU. Chirac, defendiendo los más tradicionales reflejos proteccionistas franceses, replicó que se negaba a toda discusión hasta que esté clara la cuestión agrícola, que se verá afectada por la Ronda del Milenio de la OMC (que empezará en el 2000 y acabará en el 2003). Alegó que peligraba un millón de toneladas de azúcar francés.

La insistencia del canciller alemán, Gerhard Schröder, en que la UE debe acudir a Río con un mensaje claro topó con la inflexibilidad de Chirac. El texto desapareció. Aunque los Quince acordaron verbalmente que sus ministros de Exteriores vuelvan a discutir el asunto en su Consejo del día 21, tras vagas promesas de flexibilidad del francés Hubert Védrine, ni siquiera les dieron este mandato por escrito. Fuentes comunitarias dudan de que los ministros sean capaces de resolver lo que sus jefes no pudieron. Los países de Mercosur han expresado ya su preocupación porque los desaires europeos perjudiquen a la cumbre de Río. El fracaso de esa cira acabaría decantándoles más hacia la órbita norteamericana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de junio de 1999