Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA asegura que no se perderá ni un solo vuelo en la temporada de verano

El Ministerio de Fomento lanzó ayer un órdago a la grande: el caos aéreo no influirá en el sector turístico el próximo verano. "No va a haber ni una pérdida [de vuelos] por causa del tráfico aéreo", precisó AENA. "Si no es así, pidan cuentas y reclamen, porque es un compromiso público de AENA", se atrevió a decir el portavoz de este organismo, cuyo aeropuerto de Barajas arrastraba ayer unos retrasos del 40%. El aeropuerto anunció, además, que renunciaba a dar más datos sobre la puntualidad de Barajas a causa de las quejas de Iberia, que se considera dañada por este tipo de informaciones.

Un portavoz de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), organismo que gestiona los aeródromos y el espacio áereo, anunció ayer que el actual desbarajuste no va a tener ninguna incidencia en las expectativas turísticas. "El 100% de los vuelos llegará. Va a haber una incidencia cero en el turismo", afirmó de forma tajante el portavoz. E insistió: "Es un compromiso de AENA".Este organismo dependiente del Ministerio de Fomento anunció también en rueda de prensa que no volverá a suministrar información sobre la puntualidad de las diversas compañías aéreas que operan en los aeropuertos españoles. Y dieron la siguiente razón: "Iberia nos ha pedido que no difundamos los datos de su puntualidad. Naturalmente, nosotros debemos atender esta demanda. Pero si no damos los datos de Iberia, tampoco sería razonable que diésemos los del resto de compañías", explicó el portavoz de AENA.

Desmentido de Iberia

Por su parte, Iberia negó estas afirmaciones y recordó que lo único que ha hecho es pedir al aeropuerto que, si da sus datos de retrasos, explique también sus causas. Entre ellas, Iberia destaca el desbarajuste aeroportuario y de los espacios aéreos. Esta guerra entre dos organismos públicos tiene su origen el pasado jueves, cuando AENA, tras meses de silencio absoluto sobre la puntualidad de Barajas, decidió dar los datos de retrasos de las compañías. En esta notas oficiales se destacaba que Iberia era la compañía que más demoras arrastraba jornada tras jornada. Iberia, al conocer estas informaciones, replicó que, si bien era cierto que sus aviones partían con más retraso que los del resto de aerolíneas, no debía olvidarse que el colapso aéreo -por tanto responsabilidad directa de AENA- era el principal causante de los retrasos. Como todos sus aviones tienen que pasar una vez al día por Barajas, las aeronaves de esta empresa acumulan más demoras, y eso no se refleja en los comunicados del Ministerio de Fomento.Ante esta situación, AENA decidió no volver a dar más datos "con gran dolor de corazón", aunque aseguró que pondría a disposición de los usuarios en breve una página web en Internet con las demoras de las compañías.

Por su parte, el director de Navegación Aérea, Alejandro Aldanondo, manifestó que las demoras en los aeropuertos españoles tienen su origen en causas externas e internas. De ellas, destacó "la reorganización del espacio aéreo [europeo]", que obliga a reducir el número de vuelos que atraviesan el continente, la falta de controladores y la situación de las compañías. Igualmente, acusó a las restricciones aéreas impuestas por la guerra de Yugoslavia de ser las causantes también de una parte de la congestión aérea que afecta a todos los países europeos.

Aldanondo recordó que AENA está haciendo "un gran esfuerzo" para incorporar en el menor plazo posible nuevos controladores aéreos así como lograr la reincorporación de los prejubilados, que se retiran a los 55 años con el 100% del sueldo. El director de Navegación Aérea reconoció también que los controladores que trabajan en la torre de control de Barajas aún no han ratificado el acuerdo logrado con el resto del colectivo de efectuar más horas extras, a pesar de que AENA necesita que amplíen su horario laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 1999

Más información

  • Barajas renuncia a dar datos de puntualidad