Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Autores y críticos se miden las fuerzas en el Congreso de Nuevos Narradores

"¿Es cierto que escritores y críticos están enfrentados? ¿Es verdad que no existe un verdadero diálogo entre ellos?". Con estas preguntas, Javier Azpeitia (editorial Lengua de Trapo), moderador de la mesa sobre La crítica literaria ante la nueva narrativa, en la segunda jornada del I Congreso de Nuevos Narradores Hispanos, que se celebra en la Casa de América de Madrid, abrió la caja de los truenos, en la que unos, los críticos y algunos escritores, estuvieron prudentes, y otros se lanzaron a fondo, como Juan Manuel de Prada (ganador del Planeta con La tempestad), que cuestionó de principio a fin el papel de la crítica: "No creo en ella, se exagera su función. No la lee nadie". Afirmó que le parece lamentable que un reseñista diseccione un libro que no le ha gustado "cuando hay tantos otros buenos" y añadió que la crítica en los periódicos está dictada por el ideario del medio, "no político, porque la política ya no existe" pero sí por factores sociológicos o económicos. "En España la crítica, salvo contadas excepciones", dijo De Prada, "carece de una poética que se nos exige a los escritores. El crítico es un gacetillero que escribe bajo una apariencia de seriedad".Martín Casariego afirmó que la crítica sirve más para los lectores que para los autores."Trata de desbrozar el camino ante el elevado número de libros que se publican, y éste es también un gran problema: los críticos no tienen tiempo de leerlos".

El argentino Federico Andahazi (El anatomista) reprochó a la crítica el haber inventado los géneros. "No creo en las clasificaciones y la crítica literaria se ha inventado un género propio. Una de las dificultades, dijo, es que la crítica "tropieza con la contemporaneidad". El venezolano Juan Carlos Méndez Guédez (El libro de Esther) explicó las diferencias que existen entre ambos países y dijo que en España es más profesional.

Santos Sanz Villanueva, crítico de El Mundo, explicó que la crítica debe ser "clara y firme pero no insultante" y Rafael Conte, de Abc, dijo que jamás ha recibido imposiciones de los periódicos en que ha trabajado, al menos desde que era joven, y que nunca le han dicho cómo tiene que "poner un libro". "Hacer la crítica de la crítica me parece una tontería", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 1999