La mancha del dopaje alcanza a Bugno y al equipo belga Lotto

El escándalo del dopaje en ciclismo se extendió el fin de semana. En el último conflicto, el ya retirado ex corredor Gianni Bugno era el destinatario del paquete con anfetaminas enviado por el masajista del equipo Mapei, Tiziano Morassut, encarcelado el viernes. En el caso Festina, que surgió antes del Tour 98, el primer implicado, el masajista Willy Voet, acusó a otro grupo, el belga Lotto, de usar también EPO.

El juez de instrucción belga Jan Deltourau decretó el viernes el ingreso en prisión del masajista del Mapei, a petición del fiscal de Courtra, acusado de traficar con productos dopantes. Ha sido el único encarcelado tras la detención inicial de todo el equipo el jueves en plena carrera de los Tres Días de La Panne. La Fiscalía de esta ciudad al oeste de Bruselas, pidió al juez el ingreso en prisión al considerar que existen pruebas de que Morassut fue el autor del envío de un paquete de cinco ampollas de anfetaminas desde Courtrai, donde se encontraba el equipo Mapei, al domicilio en Monza (Italia) del ex ciclista italiano Gianni Bugno, ex corredor de dicho equipo. El paquete fue interceptado en el aeropuerto de Bruselas.Bugno comentó sobre este asunto: "Lo único que sé es que el paquete tenía mi dirección. No sé nada más. No esperaba algo así". Bugno sí admitió conocer a Morassut, al que calificó de "buena persona".

El juez de instrucción de Courtrai interrogó el viernes a otra persona de nacionalidad belga cuyo nombre apareció en el registro del hotel donde se hospedaba el Mapei, pero sin que tenga, al parecer, relación con el equipo.

Mientras tanto, Willy Voet puso su ventilador particular otra vez en marcha, y esta vez ha implicado en el escándalo del dopaje al médico español José Ibarguren, del Lotto: "El Lotto dio EPO a Festina durante la Midi Libre o la Ruta del Sur. Me faltaba y le pedí a un masajista una ampolla. Habló con el médico, que se puso en contacto con el del Festina, Eric Rickaert, y 24 horas más tarde tenía lo que quería".

Tanto Ibarguren como el director del Lotto, Jean Luc Vandenbroucke, han negado categóricamente las acusaciones. El doctor dice que se trataba de un antiinflamatorio.

En este ambiente enrarecido, hoy se corre el Tour de Flandes, una de las grandes clásicas de un día, segunda prueba de la Copa del Mundo tras la Milán-San Remo. Dos de los favoritos son precisamente del equipo Mapei: el italiano Michele Bartoli, número uno mundial actualmente, y el belga Johan Museeuw, que acaba de reaparecer tras una grave caída

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS