Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona y Tarragona impulsan un frente portuario catalán

Vilanova i la Geltrú

Los puertos de Barcelona, Tarragona y los que dependen de la Generalitat han constituido el Front Portuari Català, un consorcio que les servirá, entre otros objetivos, para tener capacidad de influencia sobre los organismos europeos y para llevar a cabo políticas conjuntas de promoción en el extranjero. La sede de este organismo se hallará en el puerto de Vilanova i la Geltrú. La competencia abierta en el sector durante los últimos tres años ha llevado a los principales puertos catalanes a mantener una dura lucha por captar nuevos tráficos de mercancías y de pasajeros. Durante la firma del convenio, a mediados de marzo, los presidentes de las autoridades portuarias de Barcelona y Tarragona, Joaquim Tosas y Lluís Badía, respectivamente, destacaron que este nuevo acuerdo de colaboración no va a cambiar las cosas. "La competencia ha beneficiado al mercado y este objetivo se debe respetar, pues es una garantía de futuro", dijo Badía. Financiación El consorcio Front Portuari Català se financiará principalmente a través de cuotas aportadas por la Autoridad Portuaria de Barcelona (45%) y por la de Tarragona (45%). El otro 10% irá a cargo de Ports de la Generalitat. Además de la promoción conjunta en el extranjero, el nuevo organismo llevará a cabo cursos de formación ocupacional para mejorar el nivel técnico de los trabajadores del mar. Otro objetivo de la entidad será el de realizar estudios para captar nuevos tráficos marítimos. La idea de crear el Front Portuari Català para llevar a cabo acciones conjuntas de promoción no es nueva. Ya se hablaba de ello en los años setenta, cuando se necesitaba revitalizar el tráfico comercial en el Mediterráneo occidental, según ha recordado el presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Joaquim Tosas. A juicio de Tosas, "es importante que el Gobierno catalán tenga una política portuaria propia, en el contexto de la Unión Europea, para llegar a nuestra máxima potencia posible". Por su parte, el consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Pere Macías, considera que mientras la Generalitat no consiga mayores cuotas de autogobierno, el nuevo consorcio nace con la voluntad "de ir lo más lejos posible que permite el actual reparto competencial". Y en materia de gestión de grandes infraestructuras, Macias ha recordado que "antes la Administración pública sólo hacía obras y no se preocupaba de captar más tráficos, como pasa ahora con el aeropuerto. Ahora vamos a salir a vender Cataluña como una plataforma logística, con diversos puertos especializados". Según Obras Públicas, los puertos catalanes tuvieron durante el año 1997 unos ingresos totales de 17.000 millones de pesetas, mientras que los puertos de la Comunidad Valenciana llegaron a 11.000 millones, y los de Andalucía sumaron 10.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de abril de 1999