_
_
_
_

Una mujer muere y otras dos personas resultan heridas al derrumbarse un edificio en Vigo

Una mujer de 64 años, Carmen Obenza Vázquez, falleció anoche al derrumbarse un céntrico edificio de Vigo sobre la casa unifamiliar en la que vivía sola. El inmueble número 6 de la calle de García Barbón, de tres plantas y ático, se desplomó a las siete de la tarde, supuestamente a causa de las obras de rehabilitación que se realizaban en el edificio contiguo. María Penín Belmonte, de 75 años, y su hijo Xosé Anxo Penedo, de 31, vecinos de la buhardilla, resultaron heridos leves. La anciana permanece ingresada en el hospital Xeral con magulladuras y traumatismos.

Todos los indicios apuntan a que las obras de demolición del interior del inmueble número 6 dejaron sin sujeción la casa colindante, que se desplomó y sepultó con sus escombros una vivienda de planta baja, instalada en su patio interior. Las dos casas, construidas a finales del siglo pasado, están incluidas en el catálogo local de edificios a conservar. El inmueble número 4, que quedó totalmente destrozado, estaba semiabandonado. En el edificio había una academia de enseñanza que, casualmente, ayer mantuvo sus puertas cerradas.En la buhardilla vivía la familia del sacristán de la iglesia de Santiago de Vigo, Celso Penín. En el tercero B residían cinco personas de las cuales tres se encontraban en la vivienda en el momento del suceso. Testigos presenciales manifestaron a Europa Press que los tres afectados de esa familia fueron arrastrados por los cascotes hasta el suelo y no se explican cómo pudieron resultar ilesos.

Durante la tarde los bomberos y la policía local trataron de localizar entre los escombros a dos vecinos que no habían sido localizados.

Uno de ellos, Jesús Pérez Gallego, se personó en el lugar al enterarse por medio de la radio de su coche que le estaban buscando. Los efectivos de rescate también se inquietaron por el paradero de una niña de catorce años, familiar de la fallecida, que inicialmente se sospechaba podría estar con ella, pero luego se comprobó que no se encontraba en el edificio.

Tras encontrar el cuerpo de la mujer fallecida, fuentes municipales aseguraron que las tareas de desescombro, que resultaron muy complicadas porque existía riesgo de nuevos derrumbamientos, quedan suspendidas hasta esta mañana.

Las fuentes consultadas están convencidas de que no existe ninguna víctima más en este suceso. Al tratarse el lugar del suceso de un punto central de Vigo, la circulación de automóviles se convirtió en un auténtico caos en toda la ciudad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_