Irán incluye un concierto pop en el 20º aniversario de la Revolución Islámica

Irán celebra los 20 años de la Revolución Islámica. Los actos conmemorativos, que durarán 11 días e incluyen un inusual festival de música pop, se iniciaron ayer a las 9.33 de la mañana, exactamente a la misma hora en que el ayatolá Jomeini llegó en 1979 al aeropuerto de Teherán, poniendo fin a su exilio y a una monarquía de 2.500 años. La celebración tiene lugar en plena pugna interna, mientras los clérigos liberales tratan de forzar la apertura del régimen a pesar de la oposición de los conservadores.

"Debemos estar todos juntos, apretar nuestras filas y congregarnos en torno al Guía [ayatolá Alí Jamenei] y al clero. Las peleas de grupos constituyen la principal amenaza para el futuro del país", aseguró ayer el ex presidente Alí Akbar Hachemi Rafsanyani, máximo dirigente del Consejo de Discernimiento, la más importante instancia político-religiosa del país, en la apertura de los actos conmemorativos de la revolución. Las palabras del ex presidente, que se dirigía así a una multitud de cerca de diez mil personas concentradas en el mausoleo donde se encuentra enterrado desde 1989 el imam Jomeini, fueron retransmitidas en directo por la televisión, mientras un escuadrón de helicópteros rociaba con una lluvia de flores las calles de Teherán por las que transcurrió hace dos décadas el cortejo que acompañó al desaparecido ayatolá en su regreso al país. Momentos antes de que el orador iniciara su discurso, las sirenas, claxones y campanas de más de 600 ciudades y 300.000 aldeas -según la contabilidad oficial- sonaron al unísono, marcando el inicio de las festividades y recordando puntualmente el regreso histórico de Jomeini que aquel día congregó en la ciudad a más de tres millones de personas, según aseguran los periodistas que cubrieron el acontecimiento, una de las manifestaciones más importantes de la historia del país.

"Hoy, el enemigo quiere apuntar sobre nuestros jóvenes, que no han conocido la revolución y sus logros, para así intentar debilitar el régimen", añadió el ex presidente, aludiendo a los intentos de liberalización del régimen, para a continuación hacer una exaltada referencia al poderío de un Ejército que cuenta desde hace pocos meses con un nuevo misil, el Shabbas-3, con un alcance de 1.300 kilómetros, capaz de alcanzar, entre otros países, a Israel, y que desde el sábado se enseña con orgullo en la Feria Internacional de Teherán.

La llegada de Jatamí

Los actos conmemorativos de ese 20º aniversario están ensombrecidos por una pugna interna entre sectores reformistas y conservadores del régimen de los ayatolás, cuyas discrepancias abiertas se iniciaron hace cerca de dos años, cuando llegó a la presidencia un clérigo liberal, Mohamed Jatamí, que trata de abrir el país a la comunidad internacional, estableciendo un diálogo con los países europeos y con Estados Unidos a pesar de la oposición de la cúpula del régimen integrista, representada por el ayatolá Jamenei.Millares de personas han empezado ya a afluir a la capital para asistir a los innumerables actos religiosos, políticos y cívicos que se han programado en la ciudad, y entre los que destaca la celebración de un festival de música pop, el primero que tiene lugar en estos veinte últimos años. Pero sobre todo la multitud visitará durante estos días el cementerio de Behesht-e- Zahra, donde se encuentra la mezquita inacabada en la que reposan los restos del padre del nuevo Irán, el gran ayatolá Ruholá Jomeini, el último hombre que unió a todos los iraníes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS