El crimen del niño de Jaén se produjo tras una pelea entre varias personas

El titular del Juzgado número 3 de Jaén, Jesús Romero, volverá a tomar declaración a partir de hoy a familiares y amigos de Antonio Carrillo, el niño de 11 años que murió apuñalado en un olivar el 31 de octubre. Uno de los aspectos que se intentan dilucidar es si hubo más de un posible autor, ya que en el lugar de los hechos, según fuentes judiciales, se encontraron indicios de una pelea entre varias personas.

No obstante, el móvil sigue siendo una incógnita. La policía ha insistido en la posibilidad del ajuste de cuentas, motivo por el que se han centrado las pesquisas en el círculo más próximo al fallecido.

Juez y policía están a la espera de los análisis químicos de las pruebas halladas hasta ahora y del resultado de la autopsia. El estudio forense permitirá determinar si el líquido detectado en el conducto anal del menor es semen y a quién puede pertenecer, lo que arrojará luz sobre el móvil sexual, una hipótesis que la policía no ha descartado totalmente. Uno de los objetos que, sin embargo, no será determinante es el machete que dos días después del suceso encontraron los familiares de la víctima en el lugar de los hechos. Según fuentes judiciales, la superficie del arma es rugosa, por lo que la extracción de huellas dactilares resultará difícil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS