Dos españoles presos en Argentina serán repatriados

Sebastián Joaquín Ramos y Luis Darío Ramos, dos españoles condenados a cadena perpetua en Argentina por el asalto al cuartel de La Tablada en enero de 1989, serán repatriados a España el próximo día 17. Se aplicará así, después de seis años de trámites, el convenio de cumplimiento de penas en el país de origen que existe entre ambos países desde junio de 1992.A pesar de que las autoridades argentinas y españolas estaban de acuerdo en que ambos terminaran de cumplir las condenas en su país de nacimiento, la repatriación se retrasó por la oposición de la justicia argentina, que cuestionó la facultad de su propio Gobierno para conceder el traslado, interponiendo varios recursos contra esta decisión.

Intervino incluso la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), que en diciembre de 1997 determinó que Argentina había violado en este caso no sólo el convenio con España, sino también su propia Constitución. Finalmente, la máxima instancia judicial argentina, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dictaminó que los dos condenados, que poseen la doble nacionalidad, podían regresar a España a cumplir sus penas.

Sebastián Joaquín y Luis Darío han pasado nueve años en el penal bonaerense de Caseros. Una cárcel en la que, según la madre del primero, Marta Mora, estaban recluidos en una duodécima planta, sin posibilidad de pisar el exterior. El pasado jueves, Mora visitó con el senador socialista Ignacio Díez la prisión de Soto del Real (Madrid), donde ambos presos han pedido ser ingresados a su regreso a España. Luis Darío sólo permanecerá un mes, porque desea cumplir su pena en Tenerife.

"Aunque ya se lo han comunicado y es oficial", señaló la madre de Sebastián Joaquín a EL PAÍS, "hasta que no vea a mi hijo en Barajas no lo creeré".

Los dos españoles fueron condenados por un asalto con el que intentaron denunciar la acción golpista del grupo de militares argentinos a quienes se llamó los carapintadas. En esta acción murió el hermano de Sebastián Joaquín, Pablo Ramos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de octubre de 1998.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50