EL DEBATE TRAS LA TREGUA DE ETA

Piqué replica al líder de CiU que "España es una nación"

El portavoz del Gobierno, Josep Piqué, replicó ayer al presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, que "España es una nación porque lo dice la Constitución y así lo sienten muchos españoles". Pujol había negado hace unos días que España fuera una nación.La rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de ayer fue insólita y estuvo plagada de definiciones como ésta por parte de Piqué en respuesta, a su vez, a declaraciones de principios de diversos dirigentes nacionalistas. Todo ello como consecuencia de la agitación del árbol territorial, tras el anuncio de la tregua indefinida de ETA.

El portavoz del Gobierno manifestó, sin ninguna convicción de que sus socios nacionalistas le hagan caso, que "debemos hacer un esfuerzo para no introducir más ruido y más confusión" en el debate territorial. Una vez más repitió la consigna del Gobierno desde que se reabrió el debate sobre el modelo de Estado hace tres semanas: "Hay que recuperar los puntos de consenso básicos, el marco constitucional y de los estatutos de autonomía". También repartió Piqué llamamientos a los socialistas, aunque de otro cariz. Eso sí, estuvo agrio con la Declaración de Mérida, suscrita el martes por los tres presidentes autonómicos socialistas -Manuel Chaves, de Andalucía; José Bono, de Castilla-La Mancha, y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de Extremadura-, en la que rechazaban contrapartidas políticas a los territorios gobernados por los nacionalistas como consecuencia del alto el fuego de ETA. "Cuando se plantean cosas que no aportan nada al debate, la calificación mínima que puede merecer este tipo de actuaciones es que son inútiles e innecesarias", declaró.

Más información

Amable con Almunia

Estuvo más amable con la decisión del secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, de reunirse, ayer mismo, con Pujol. "El Gobierno no tiene dudas de la lealtad del PSOE ante el proceso de paz". "La reunión forma parte del esfuerzo de aportación de ideas. El Gobierno va a estar plenamente informado de los encuentros", dijo, aunque no especificó por parte de cual de los interlocutores.Las críticas de "blandura" con los nacionalistas que Almunia ha dirigido a Aznar y su Gobierno también tuvieron una respuesta amable.

"Forman parte de la natural voluntad de diferenciación del PSOE con el Gobierno, pero lo importante es que existe acuerdo en lo básico", comentó. Sin embargo, arrojó unas considerables gotas de escepticismo sobre la actitud de HB. Al ser preguntado sobre si cree que esa formación va a rechazar la violencia y se van a incorporar a la vida democrática, respondió: "Lo celebraríamos enormemente. Pero estamos ante un futurible, aún muy lejano. Soy profundamente escéptico sobre ello".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 09 de octubre de 1998.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50