Estados Unidos cree que Obiang no ejecutará a los 15 condenados

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, celebró ayer su 57 cumpleaños. En contra de lo previsto, no decretó perdón alguno para todos o algunos de los 15 condenados a muerte en el macrojuicio de Malabo. Las presiones internacionales sobre Obiang son enormes. El embajador estadounidense en Camerún, que se reunió con el dictador el miércoles en la capital guineana, es optimista. Está convencido de que no habrá ejecuciones, o, al menos, no todas. El presidente del Gobierno español, José María Aznar, que habló por teléfono con Obiang, le dijo que los fusilamientos serían «muy perjudiciales» para él, según informaron a EL PAÍS fuentes de La Moncloa. El presidente guineano, tras escuchar las recomendaciones de Aznar, respondió con un lacónico: «Vamos a ver qué pasa».La empresa de relaciones públicas norteamericana Black, Manaforth, Stone and Kelly, que lleva la imagen exterior del régimen guineano, ha presentado un informe a Obiang en el que le recomienda no ejecutar a nadie en vísperas de su viaje a Estados Unidos, que comnezará el lunes. Tiene previsto acudir a una cumbre antidroga de la ONU en Nueva York y a un seminario sobre la democratización de Guinea, pagado indirectamente con dinero de las petroleras que operan en el país africano. «No sería muy conveniente presentarse allí con varios ejecutados en el bolsillo», asegura una fuente de la oposición. Una posibilidad que crece es aplazar la decisión un par de semanas, hasta el regreso de Obiang a Malabo.

Sin embargo, hay dos datos preocupantes: uno, que el ministro de Exteriores de Guinea, Miguel Oyono, declaró ayer que las peticiones de clemencia «no se sostienen» porque «cuestionan la sentencia», según informa Efe, y el segundo, que las fosas ya están preparadas. Según Amnistía Internacional, el Gobierno obligó a algunos presos de Black Beach a cavar esas tumbas en espera de los féretros. Dos de los condenados, Mbe Bitá y Samba Momesori, han recibido en la prisión visitas nocturnas de altos mandos militares que les dicen: «No os vais a escapar». Al parecer, ellos son los principales candidatos al paredón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de junio de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50