Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manresa hace bandera del baloncesto

Manresa celebró ayer el triunfo de la modestia. Y lo hizo a lo grande. Como corresponde a los méritos del único equipo que ha sido capaz de romper la hegemonía del Barcelona, del Real Madrid y del Joventut en los 41 campeonatos de la Liga de baloncesto que se habían disputados hasta ahora. La euforia prosiguió ayer. De hecho hubo quien no durmió tras el partido en que el TDK se proclamó campeón al vencer al Tau y dejar la final en un definitivo 3-1. Más de 20.000 personas celebraron el triunfo y ayer continuaron los actos de celebración con la visita al ayuntamiento, un castillo de fuegos artificiales y el homenaje ciudadano a los protagonistas de lo que para muchos ha sido poco menos que un milagro: que un equipo con menos de 400 millones de pesetas de presupuesto, una cuarta parte del de los grandes y menos de la mitad del que tuvo el Tau, ganara el campeonato. La ciudad se volcó. Y no hubo quien no ponderase con elogios encendidos la proeza del equipo manresano. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, subrayó ayer el buen trabajo realizado por la plantilla del TDK a la que hoy recibirá y se declaró especialmente admirador de Chichi Creus. El base, que ha causado sensación por el excelente juego que ha desplegado a pesar de que el próximo noviembre cumplirá ya 42 años, fue informado ayer de que el Comité Olímpico Internacional le ha concedido la Orden Olímpica y desde muchas emisoras de radio catalanas se postula ya su nombre para la concesión del Premio Príncipe de Asturias.La final habrá pasado a la historia por su ganador, por su finalista -era también la primera vez que el Tau de Vitoria llegaba tan lejos- y por el magnífico ambiente de concordia y deportividad que reinó tanto en la pista entre los dos equipos como fuera de ella entre las dos aficiones. Hasta el punto de que los seguidores de ambos clubes efectuaron una serie de actos de hermandad antes ya del último partido y el alcalde de Vitoria, José Angel Cuerda, aceptó ayer la invitación que le cursó el alcalde de Manresa, Jordi Valls, para ser el pregonero de la fiesta mayor de la ciudad catalana.

Miles de ciudadanos participaron ayer en los actos de celebración del título y pudieron observar de cerca el nuevo aspecto de muchos de los componentes de la plantilla que fieles a las promesas que hicieron se raparon al cero como el entrenador, debutante en la Liga ACB, Luis Casimiro. El título fue dedicado a muchas personas, pero por encima de todas ellas, volvió a ser ofrecido al ex-capitán del equipo, Josep Pujolrás, fallecido en un accidente de tráfico en 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1998