Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIAL DE FRANCIA

Johansson y Blatter entran en la recta final

La FIFA celebrará el lunes el Congreso más importante en sus últimos 24 años de historia. Después de tres meses de agitada campaña, dos dirigentes europeos, Sepp Blatter (suizo, 62 años) y Lennart Johansson (sueco, 68), se juegan suceder al brasileño Joao Havelange como máximo dirigente de la FIFA. Un total de 186 de los 198 miembros de la FIFA deberán decidir su futuro presidente. Una mayoría de dos tercios garantiza la victoria en la primera vuelta; si hace falta una segunda, valdrá la mayoría simple.Blatter se ha mostrado partidario de reducir la importancia del Comité Ejecutivo de la FIFA y de crear un órgano directivo de siete miembros, que sea quien tome las principales decisiones. Su mano derecha será el ex jugador francés Michel Platini. Johansson, por su parte, se postula como un dirigente más transparente y quiere delegar todo el poder al Comité Ejecutivo para erradicar las tentaciones "dictatoriales" de Joao Havelange.

La guerra de cifras es total a casi 48 horas de la elección y cada candidato se muestra optimista sobre sus posibilidades, aunque en las últimas horas, Johansson ha conocido dos decepciones: tanto Francia como Inglaterra, votarán a Blatter. Johansson pensaba que buena parte de su fuerza electoral radicaba en un voto unánime de Europa, dada su calidad de presidente de la UEFA. Cuenta, sin embargo, con el total respaldo de la federación alemana.Todas las especulaciones hablan de que será decisiva la posición de África, y en este sentido se han producido veladas promesas de ambos candidatos de conceder la organización del Mundial del 2006 a un país africano. Suramérica se inclinará mayoritariamente hacia Blatter.

El Congreso de la FIFA, sin embargo, tendrá también que decidir sobre dos cuestiones de cierta importancia: que un club residente en un país no pueda competir en un torneo de otro país (que es el caso del Wimbledon inglés que quiere trasladarse a Dublín, pero seguir disputando la Liga inglesa) y crear una normativa para que un mismo propietario no pueda ser dueño de varios equipos que estén implicados en la misma competición, hecho que podía originar riesgos de manipulación. Finalmente, el Congreso deberá aprobar si para futuras candidaturas a organizar los Mundiales debe presentarse un solo país por confederación continental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1998