Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la botella

En el colegio Víctor Oroval hace varios años que cocinan con agua mineral y se la proporcionan a los alumnos, asegura su director, Diego Gómez, ante el elevado índice de nitratos que presenta la red de agua potable. Unas aguas que, según la presidenta de la Asociación de Padres de Alumnos del Francesc Pons, Merche Martorell, "no sirven ni para guisar". Martorell echa de menos "una notificación municipal", de ahí que ante la duda hayan decidido "cerrar radicalmente el grifo en el colegio". Los escolares de Carcaixent, por ello, evitan el consumo directo de agua potable y se han acostumbrado a beber de botella, una situación que se extiende al conjunto de los habitantes de la localidad y que no les resulta nada extraña. En Carcaixent, la desconfianza hacia el suministro público es ya casi una costumbre, que estos días se ha visto acentuada por las filtraciones de pesticidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998