Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil entra en Europa por Vigo y Valencia

Si los grandes no toman cartas en el asunto, los niños del mundo seguirán trabajando, a menudo en condiciones de esclavitud. El presidente del Gobierno español, José María Aznar, recibió ayer en La Moncloa a una representación de 70 niños participantes en la Marcha Mundial contra la Explotación Laboral Infantil, que entró ayer en Europa por Vigo y Valencia y cuya trayectoria está coordinada en España por Intermón y otras ONG. La marcha recorrerá 22 ciudades españolas y pasará a Francia el próximo día 17 camino de la Conferencia de la OIT en Ginebra.

Marcela Patricia Ortega es una hondureña de 17 años. Su primer trabajo, a los ocho, fue vender chicles en las calles de Tegucigalpa. Hoy es una pieza más en la fabricación de zapatillas deportivas para una empresa que contrata sobre todo a menores de entre 12 y 17 años. «Tengo que hacer más de 60 zapatillas al día». Marcela viajó a Manila, donde el pasado 17 de enero empezó la Marcha, y luego ha ido contando su experiencia por Nepal, India, Camboya, Bangladesh y Malaisia. «Aznar habló sobre el apoyo a la educación y a la marcha», comentó Marcela al salir de La Moncloa, «y al final nos dijo que los niños le gustaban mucho y que hay que tener hijos».Aznar pidió ante los representantes de la marcha que «toda la sociedad se sensibilice con esta situación». «Me parece una de las cuestiones más inaceptables e intolerables que puedan ocurrir en el mundo», añadió. Ignasi Carreras, presidente de Intermón, le presentó en nombre de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) españolas 50.000 firmas que reclaman que la ayuda oficial al desarrollo alcance urgentemente el 0,7% del PIB, más dinero para Educación, y que se incentive la no contratación de menores. Con Aznar estaban su esposa, Ana Botella, y el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Javier Arenas.

Escolares

Los niños españoles que ayer visitaron La Moncloa son estudiantes del colegios Juan Gris, que es uno de los 25 centros escolares que se unen a las iniciativas que rodean la marcha. Laura García, 12 años, fue la niña que leyó ayer ante Aznar la propuesta de su colegio para erradicar el «mal» de la explotación infantil. «El trabajo infantil está mal», dijo Laura, «pues una niña nos contó que trabajaba desde las siete de la mañana hasta las siete de la tarde, y sólo ganaba 63 dólares (menos de 10.000 pesetas)». Los alumnos del colegio Juan Gris propusieron «que se promulgue una ley en el Tercer Mundo para que no se explote a los niños». Susana Medina, otra de las niñas, dijo: «Las personas que explotan a los niños están mal, pero que lo que nosotros estamos haciendo está bien».La marcha es una iniciativa del indio Kailash Satyarthi, que al frente de su Coalición Surasiática contra la Esclavitud Infantil (SACCS) ha rescatado ya a miles de niños explotados. Con otra rama procedente de Londres y Oslo, y los contingentes que vienen de Asia, América y África, la marcha llegará a Ginebra el 1 de junio, para apoyar ante la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) los debates para la firma de un convenio de lucha contra las formas extremas del trabajo infantil, una lacra que afecta a unos 250 millones de niños.

Mientras, la plaza del Ayuntamiento de Valencia revivió ayer la algarabía de las mascletás falleras. Sólo que en vez de cien kilos de pólvora, el bullicio lo armaban los numerosos alumnos llegados de muchos pueblos de la provincia. «Todos tenemos derecho a soñar, pero ellos no tienen tiempo», rezaba una de las pancartas. Los organizadores recordaron que en España hay medio millón de menores forzados a cambiar la escuela por el trabajo, informa Felip Pinazo.

Yamal es un niño de Bangladesh. Sin padre a los nueve años, su madre le vendió a un hombre que le puso a fabricar bombas caseras para un grupo terrorista, y también le enseñó a vaciar bolsillos ajenos. Hasta que Yamal cayó en manos de la policía y le rompieron una pierna y brazo.

En la viguesa plaza del Rey, unos 5.000 escolares recibieron ayer a 10 marchadores procedentes de Argentina, Brasil y Portugal y la conselleira de la Familia, Muller e Xuventude, Manuela López Besteiro, y el alcalde Manuel Pérez denunciaron la «asignatura pendiente» que el mundo tiene en la erradicación del trabajo de los menores.

La rama levantina de la marcha llega mañana a Elche y Murcia, y la gallega a Santiago y A Coruña. Después pasarán por Granada, León, Oviedo, Málaga, Sevilla, Córdoba, Santander, Bilbao y Vitoria, para confluir ambos brazos en Madrid el día 10. La Reina los recibirá el 12. Por Guadalajara, Zaragoza, Lleida llegarán a Barcelona (días 15 y 16) para luego atravesar Girona y cruzar la frontera francesa. Los viajes interurbanos los harán en autocar y en cada ciudad tienen preparado un programa de caminatas y actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 1998

Más información

  • Aznar recibe a los participantes, que permanecerán en España hasta el día 17