Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza supedita el éxito de su reforma a la implicación de la plantilla clínica en la gestión

El ciudadano vasco cada vez va a notar que el médico le dedica más tiempo durante la consulta. Al menos éste es uno de los objetivos que se ha marcado el Plan Estratégico de Osakidetza para el período 1998-2002 y lo que ayer prometió el consejero, Iñaki Azkuna. Este plan, que es una consecuencia de la Ley de Ordenación Sanitaria (LOS), en vigor desde el 1 de enero, establece las grandes líneas de actuación del Servicio Vasco de Salud para los próximos cinco años: una sanidad que quiere orientarse al servicio y la calidad, a través de la implicación de la plantilla.

El plan quiere que los trabajadores y las trabajadoras de Osakidetza se impliquen a fondo en la gestión de la empresa, tanto en su vertiente administrativa como en el desarrollo de la gestión tecnología. La LOS establece una separación de funciones entre el Departamento de Sanidad y Osakidetza. Desde el pasado 1 de enero, Osakidetza funciona como un ente público de derecho privado, lo que le permite administrar sus finanzas y organizarse internamente de acuerdo a las normas que regulan la actividad de las empresas. El consejero de Sanidad, Iñaki Azkuna, y el director general del Servicio Vasco de Salud, Luis Hernández, incidieron ayer ante la comisión de Sanidad del Parlamento vasco en la idea de que la implicación del personal sanitario en la gestión de los centros es la "piedra angular" en la que se basa el éxito de la reforma. Se trata de acercar la cultura clínica a la de la gestión y viceversa, según apuntó Hernández. Tiempo en consulta El director de Osakidetza fijó las directrices hasta el año 2002 partiendo de las "fortalezas" del sistema sanitario vasco. Así, Osakidetza cuenta con un personal "altamente profesionalizado", una "buena calidad técnica" en aparataje, recursos y conocimientos, una infraestructura moderna y una imagen de funcionamiento de calidad. Por el contrario, Hernández reconoció la existencia de "una débil orientación al cliente", la escasa capacidad de elección del hospital por su asignación a comarcas, la poca relación entre la asistencia primaria y la especializada y la insuficiente participación de los profesionales en la gestión. Con este escenario, el compromiso del Plan Estratégico de Osakidetza es mejorar el servicio al paciente, conseguir que la plantilla se identifique con los objetivos de Osakidetza, gestionar las diferentes organizaciones que conforman el ente bajo un modelo basado en la calidad total, lograr una autonomía económica y de gestión en los distintos niveles y potenciar el desarrollo de la tecnología. Lo que el ciudadano va a percibir de manera más nítida de esta declaración de intenciones de Osakidetza será el aumento del tiempo que el médico le dedica cada vez que va a la consulta. "Se considera prioritario", apuntó Hernández, "incorporar una serie de medidas tendentes a conseguir un incremento notable del tiempo clínico de dedicación al paciente". Para ello, además de desburocratizar la consulta médica, se generalizarán horarios de trabajo flexibles, que permitan al paciente acceder a los centros de atención primaria por la mañana o por la tarde, como ya ocurre en algunos de ellos. Asimismo, además del médico, los ciudadanos podrán elegir el centro de salud donde cada cual desee ser atendido. Atención especializada En cuanto a la atención especializada, una de las pretensiones de Osakidetza es que se puedan hacer en el mismo día todas las pruebas necesarias para realizar un diagnóstico, algo que ahora no ocurre. "El primer contacto del paciente", indicó Hernández, "irá seguido de las pruebas complementarias pertinentes y, a ser posible, de la entrevista, orientación diagnóstica y terapéutica". También se recoge en el Plan Estratégico el impulso a la gestión clínica, lo que supone la integración de la cultura médica y de gestión. "La gestión clínica", según expuso el director de Osakidetza, "compromete a los profesionales sanitarios en la administración de los recursos de la unidad clínica, lo que requiere una descentralización en la toma de decisiones y una exigencia de responsabilidad en los resultados". Osakidetza ha previsto un sistema de incentivos, que también incluye los de tipo económico, para premiar los resultados asistenciales de este tipo de gestión, que de manera experimental ya se lleva a cabo en cuatro servicios de tres hospitales de la red vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 1998

Más información

  • El Plan Estratégico prevé que las pruebas de los diagnósticos se hagan en un mismo día