_
_
_
_

La Audiencia de Bilbao condena por torturas a tres policías nacionales

"A la verdad se tiene que llegar por el procedimiento legalmente establecido" y la tortura es, en sí misma, "la negación de las bases de la sociedad democrática". Con estas reflexiones y las pruebas de cargo de los testimonios de las víctimas, la Audiencia de Bilbao ha condenado a tres miembros del Cuerpo Nacional de Policía a un total de cinco meses de arresto y dos años y ocho meses de suspensión por las torturas infligidas en febrero de 1984 a dos detenidos en la Jefatura Superior de Policía de la capital vizcaína. Asimismo, deberán indemnizar -el Estado es responsable civil subsidiario- con 1,2 millones a los torturados. Por otra parte, la Sala absuelve a Julio Hierro, ex jefe de la Brigada de Información y procesado por el secuestro de Segundo Marey por los GAL, y al agente Fernando Pol al entender prescritos los delitos y faltas.

Los hechos se remontan al 2 de febrero de 1984, cuando José Ramón Quintana y José Pedro Otero fueron detenidos tras colocar un artefacto explosivo en la sede de un banco. La sentencia considera probado que, tras ser conducidos a la Jefatura Superior, agentes no identificados golpearon a Quintana en la espalda, el cuello, los testículos, las piernas y los oídos durante los interrogatorios. Al día siguiente, hubo amenazas de castración y más golpes en los testículos. En el caso de Otero, la sentencia considera también probado que fue "golpeado repetidamente" en la cara y los testículos y que agentes no identificados le aplicaron electrodos en las manos y la cabeza.

En estos interrogatorios, en los que se preguntaba insistentemente a los arrestados por el grupo terrorista Iraultza (Revolución) y por un tal Koldo, actuaron como instructor y secretario los policías ahora condenados, Paulino Navarro González Font y Jesús Esteban de la Morena.

El viaje a Burgos

Junto a estos episodios de torturas dentro de la comisaría, la sentencia relata un viaje de Bilbao a Burgos en el que participaron tres agentes -uno, Pedro Laiz González- y en el que conducían a Otero. Tras detener el coche en Briviesca y hacerle bajar, los policías y el propio Otero cayeron por un terraplén y "Laiz le golpeó con una pistola a la vez que le daba patadas". Al regresar a la capital vizcaína, los agentes le conminaron a no contar nada indicándole que podía aparecer "boca arriba en la ría". La Audiencia considera que ese viaje a Burgos sólo se explica para evitar que la comisión judicial que se encontraba en la comisaría "pudiera examinar a Otero". Al ser trasladados a Madrid, el forense constató diferentes lesiones en los detenidos.El tribunal concede "credibilidad y verosimilitud" a las declaraciones efectuadas por los torturados. Su "minuciosidad" en el relato de los hechos y la descripción de los agentes que participaron en las torturas y la coincidencia y coherencia de lo declarado en el sumario y en la vista oral otorgan a esos testimonios la calidad de pruebas de cargo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_