Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALUD PÚBLICA: PREVENCIÓN

Hacia una medicina de la mujer

El proceso que cursa una enfermedad es claramente diferente en los hombres y en las mujeres, según los expertos reunidos la semana pasada, en Madrid, en el I Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer. Por ello, los especialistas abogaron por la necesidad de crear, en los próximos años, en las facultades de medicina una cátedra de patología específica de la mujer.

Para Santiago Palacios, presidente de este foro científico, las hormonas sexuales femeninas -principalmente los estrógenos- inciden tan directamente en el organismo de la mujer que condicionan su comportamiento, a lo que se añade su repercusión en la aparición de distintos trastornos.

"La emotividad femenina", dice este ginecólogo, "es muy lábil [frágil] ante los estrógenos. Procesos condicionados por estas hormonas son ya sobradamente conocidos, como el síndrome premenstrual o la depresión postpartum. Por ejemplo, en el trabajo se observa que la mala relación con el jefe es acusada mucho más por la mujer que por el hombre en el sentido de que le causa más ansiedad y altera su vida más allá del ámbito laboral".

Otros trastornos, como la depresión y las migrañas o dolores de cabeza, tienen también una prevalencia más elevada en la población femenina y están ligados claramente a factores hormonales, además de los psicosociales.

La Encuesta Nacional de Salud, realizada en 1993 por el ministerio de Sanidad y Consumo y la más importante desarrollada en España en materia de salud, revela que las españolas se sienten peor que los españoles.

En esta encuesta, que incluye una muestra de 21.120 personas (10.825 son mujeres y 10.195 hombres), se constante que a partir de los 25 años de edad el 24% de la población femenina considera que su estado de salud es regular, malo o muy malo. Esta cifra se eleva hasta el 47% a partir de los 45 años. Estos mismos porcentajes y en los mismos periodos de edad en la población masculina se situaban en el 16% y el 24%, respectivamente.

Según Palacios, estos resultados son corroborados por los indicadores de salud de nuestro país, que revelan que "las mujeres consumen más medicamentos, consultan más al médico, permanecen en cama por enfermedad más tiempo y tienen una mayor limitación de actividades por problemas. de salud".

"A los médicos se nos plantea actualmente el conseguir dar más calidad de vida a las mujeres de 60 a ochenta y tantos años", continua Palacios. "Porque éstas. van a constituir un grueso de población muy impórtante en España en un futuro inmediato".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 1998