_
_
_
_

Scilingo admite su participación en dos 'vuelos de la muerte'

El ex capitán de corbeta argentino Adolfo Scilingo participó al menos en dos vuelos de la muerte en junio y agosto de 1977, en plena dictadura, en los que fueron arrojados al mar desde aviones militares unos 30 ciudadanos inocentes, que previamente habían sido sedados con narcóticos. Así lo confesó ayer el militar arrepentido en su tercer día de declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que instruye una causa por delitos de genocidio y terrorismo bajo el mandato de la junta militar en Argentina.Durante las cuatro horas que duró la declaración, Scilingo dio amplios detalles de los macabros vuelos en los que desaparecieron 4.400 personas. El año 1977 en que estuvo destinado en la Escuela Superior de Mecánica de la Arma- da (ESMA), importante centro de tortura, Scilingo contabilizó entre 180 y 200 vuelos. En cada vuelo viajaban una veintena de oficiales vestidos de civil. Éste fue el relato del primer vuelo de la muerte de Scilingo, según explicó el abogado de la acusación José Luis Galán: "Había unos 25 detenidos en el só tano. ( ... ) Se les administró un narcótico para sedarlos. ( ... ) Tras una hora de vuelo desnudaron con guantes quirúrgicos a los detenidos y los cuerpos dormidos fueron lanzados por la escotilla de popa". Scilingo admitió que intervino directamente en los lanzamientos, que era consciente del objetivo de los vuelos y que nunca pensó que se tratara de una orden amoral o inmoral por venir de sus superiores y estar bendecida por la autoridad eclesiástica. El ex militar también relató el robo de vehículos de "subversivos detenidos", que eran utilizados posteriormente en operaciones policiales. En uno de estos coches apareció la documentación perteneciente al ciudadano español Conrado Higinio Gómez, que estuvo detenido en la ESMA. También dio detalles de los tres juegos de ficheros de desaparecidos: el que fue autodestruido por Acosta, el del almirante Emilio Macera, comandante jefe de la Armada, y el que fue trasladado a Suiza en un vuelo que hizo escala en Canarias. La fiscalía de ese país va a remitir a Garzón la información de que dispone al respecto, informa Luis Vázquez desde Ginebra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_