Peticiones de santidad

Las voces de dos obispos se unieron ayer a las que claman desde el pasado viernes por una rápida santificación de Teresa de Calcuta. El obispo de Girona, Jaume Camprodón, declaró ayer en una emisora de radio: "Conviene que el Papa se dé prisa en iniciar el proceso de santificación de la madre Teresa de Calcuta o, de lo contrario, lo hará el público, tanto el creyente como el no creyente". Para Camprodón, la madre Teresa " representa lo que debería ser la Iglesia, y su muerte nos comunica dos cosas, una paz interior y el coraje para afrontar la vida".También pidió celeridad en el proceso Jorge Casaretto, obispo de la ciudad de San Isidro, a las afueras de Buenos Aires, quien calificó a la religiosa como una "santa contemporánea". En esta localidad hay una fuerte presencia de la orden religiosa fundada por la madre Teresa.

Más información
Teresa de Calcuta será enterrada el sábado con honores de jefe de Estado

Un anciano oficial de información indio que ayudó a la madre Teresa en sus comienzos consideró ayer que la religiosa "ha muerto santa" y que no tardará mucho en ser canonizada.

"Normalmente esto tarda siglos,pero en su caso se hará en menos de 50 años", dijo.

Según las reglas vaticanas, el inicio del proceso de canonización debe esperar cinco años tras la muerte y, de momento, el Papa no se ha pronunciado al respecto.

Creyentes o no creyentes, toda la sociedad se pliega estos días al respeto por la obra de la religiosa. Incluso la prensa india ha abogado por no remover las fuertes críticas de las que era objeto últimamente la madre Teresa por su conservadurismo en algunas materias, y por enterrarlas definitivamente con ella.

La religiosa ha sido acusada por las feministas de ser ferozmente antiabortista; por los hindúes radicales, de hacer proselitismo; por los comunistas, de predicar la redención en lugar de la revolución, y por los médicos, de prodigar cuidados inadecuados a los enfermos.

"No hay que desviar la atención del hecho de que las Misioneras de la Caridad han tendido la mano a los desheredados, a quienes carecían de toda esperanza, a los que ninguna otra persona ha querido tocar", afirma The Times de India.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS