_
_
_
_
Entrevista:

"El Retiro tiene rincones preciosos para bailar"

La compañía de danza Nuevo Ballet Español y la glorieta del Marqués de Vadillo han ganado, respectivamente, una gran bailarina y una vecina amable. Es éste, después de mucho tiempo, el primer verano que Marina Claudio pasa en Madrid, rumiando la sensación de haber encontrado aquí un verdadero hogar y un domicilio estable. Nació en Valladolid hace 27 años. En su ciudad comenzó a cultivar a fondo la vocación que el tiempo y el esfuerzo han convertido en profesión, el baile. Y en Madrid ha madurado. Durante cinco años, por ejemplo, amenizó las veladas de ese público que, un poco distraído, cena y charla frente al escenario del popular Florida Park en el Retiro madrileño. A pulso se ganó la confianza de un gran bailarín, jefe y maestro, Antonio Gades, su pareja artística en medio mundo bailando Fuenteovejuna. Hasta que dos jovencísimos y avezados bailarines, tan versados en la danza como en la dirección de su propia compañía, han precipitado la sublime decisión de esta muchachita de Valladolid, de pasar la página para cerrar una valiosa etapa de estabilidad y militar en un proyecto joven y arriesgado, seductor y siempre emocionante. A partir de ahora, Marina, de 27 años, trabaja con el Nuevo Ballet Español que dirigen Angel Rojas y Carlos Rodríguez.Pregunta. No ha debido ser una decisión muy fácil.

Respuesta. No. En momentos así te lo planteas todo y dices: "Vamos a ver, Marina, ¿no estarás tomando la decisión más equivocada de tu vida?".

P. ¿Y qué se responde?

R. Siempre me ha funcionado la intuición. Soy tozuda y me dejo llevar por lo que siento.

P. Pero, ¿qué vio usted en esta compañía?

R. Muchísimo talento, energía, juventud, ganas de trabajar, innovaciones constantes, fusiones... Su filosofía les aleja del típico ballet español. Es un aliciente y, a la vez, me obliga a trabajar mucho para ponerme al día.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

P.¿Y qué le queda de su trabajo con Gades?

R. Muchísima experiencia. De él te impresiona todo. Su profesionalidad, su fuerza física, Antonio es como un toro. En dos años y medio hemos recorrido casi 20 países haciendo Fuenteovejuna. Eso sí, faltó Madrid.

P. Sueña con bailar. ¿En qué escenario?

R. Pues me gustaría mucho en el Real, pero tengo tantas ganas de trabajar en Madrid que voy a disfrutar lo mismo en un lugar más pequeño.

P. ¿Qué le parece la iniciativa de Madrid en Danza que programa espectáculos fuera de los escenarios al uso.

R. Una idea excelente. Yo vi en el metro uno de estos números, así, de forma inesperada, y me pareció buenísimo.

P. Escoja usted un lugar alternativo para trabajar.

R. En Madrid hay lugares magníficos, pero, sin duda alguna, el Retiro tiene lugares preciosos para montar un espectáculo de danza.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_