Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los llamamientos a la independencia se suceden sin pausa en las islas Comoras

Los separatistas de la isla de Anjouan eligieron, el pasado martes, a su presidente Abdallah Ibrahim, dos días después de la declaración de independencia. Después, los disturbios se extendieron a la isla de Moheli, donde los manifestantes izaron banderas francesas.En Moroni, la capital de la República Federal Islámica de las Comoras, situada en el océano índico, el presidente Mohamed Taki Abdulkarim no es capaz de hacer salir a su país de la crisis.

Unas 40 horas después de la autoproclamada independencia de la isla de Anjouan, la isla de Moheli también se ha separado del Estado federal. Jóvenes manifestantes levantaron barricadas con neumáticos quemados el pasado martes 5 de agosto e izaron también una bandera francesa sobre el Palacio de Justicia de Fomboni, la sede del Gobierno de la más pequeña de las islas que componen la República Federal Islámica de las Comoras.

Unas horas más tarde, los gendarmes restablecieron el orden sin violencia. Pero en la mayor de las islas, la Gran Comora, las clases dirigentes se preguntan si el movimiento profrancés de Anjouan está a punto de convertirse en una mancha de aceite o se trata de movilizaciones sin futuro.

Tanto Moheli como Anjouan tienen su movimiento contestatario -el Comité de Seguimiento y Orientación para la Autonomía de Moheli- que parece querer subir las apuestas.

La solución al conflicto podría ser una mayor autonomía para las islas. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, reafirmó ayer su apoyo a la "integridad territorial" de las Comoras.

Copyraight EL PAÍS / Le Monde

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 1997