El juez sienta en el banquillo a tres dueños del vertedero ilegal de Las Cárcavas

El juez Carlos del Valle ha decidido abrir juicio oral y sentar en el banquillo de los acusados a tres directivos del vertedero de Las Cárcavas (Hortaleza) por un presunto delito contra el medio ambiente y por haber funcionado sin la preceptiva licencia municipal. El juez advierte que "existen indicios delictivos" contra María Isabel Mínguez Moreno, militante del PP; el ex comisario de Hortaleza y hoy de Alcobendas José Luis Requena García, y contra Enrique Calvete García, gerente de la empresa que explota el vertedero, cuya ilegal actividad consiente el municipio desde 1994.

Precisamente ayer, en el pleno de la Asamblea de Madrid, el Partido Popular rechazó una propuesta de IU para clausurar el vertedero.

El juez ha decidido sentar en el banquillo a los tres directivos de la empresa que explota el vertedero de Las Cárcavas después de que la Fiscalía de Medio Ambiente de Madrid haya pedido la inculpación de estas personas. El juez no se pronuncia en su auto sobre la responsabilidad civil subsidiaria; es decir, sobre cuánto y quién debe abonar la restauración del enclave que acoge a esta ilegal escombrera. Las distintas partes de este litigio deberán ahora presentar su escrito de calificación, en el que deben concretar los delitos y eventuales penas a imponer. Del Valle abrió una investigación contra esta escombrera merced a una denuncia presenta a por e PSOE, en la que este grupo municipal apuntaba la ilegalidad del vertedero (ocupa suelo catalogado como no urbanizable) y potencial riesgo para la salud de los ciudadanos. Antes de dictar esta resolución, el juez interrogó, en calidad de testigos, a la entonces concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid y hoy ministra de Educación y Cultura, Esperanza Aguirre, y al edil de Limpieza, Luis Molina.

A pesar de que esta escombrera funciona en la ilegalidad desde 1994, el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, se ha resistido en todo momento a clausurarla, alegando que la zona norte de Madrid necesita un enclave para almacenar escombros y que su actividad era temporal. En marzo de 1996, el alcalde esgrimió que no podía cerrar Las Cárcavas sin encontrar antes otro enclave alternativo en el que verter los alrededor de 1.700 camiones de escombros que se generan a diario en esa zona. Además, matizó que el funcionamiento de Las Cárcavas era temporal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Alternativa

El Gobierno de la Comunidad de Madrid se comprometió en aquella época a encontrar un enclave alternativo en dos meses y proceder al cierre de la escombrera de Las Cárcavas. Pero desde entonces ha pasado un año sin que ni la Consejería de Obras Públicas, ni la Consejería de Medio Ambiente hayan tomado decisión alguna.

En el verano de 1996 fueron hallados en esta escombrera 300 kilos de residuos clínicos y documentos sanitarios pertenecientes a una clínica privada.

La actividad ilegal, reconocida por los dirigentes municipales y regionales, tan sólo ha recibido una sanción de 18 millones de pesetas, muy inferior a los multimillonarios beneficios obtenidos por la empresa, según señaló ayer en la Asamblea Julio Setién, portavoz de Medio Ambiente de IU. Setién volvió a proponer ayer en el pleno del Parlamento regional la clausura de Las Cárcavas. Es la tercera vez que lo pide en el último año. Pero el Partido Popular, también por tercera vez, utilizó su mayoría para rechazar el cierre del vertedero, pese a reconocer públicamente que su situación es absolutamente ilegal.

El diputado Setién salió defraudado del salón de plenos. "Las Cárcavas ha recibido seis millones de toneladas de escombros hasta el momento sin ningún permiso. Todavía acuden diariamente entre 800 y 900 camiones cargados de basura cada día. Es un escándalo que cuenta con la protección cómplice del Gobierno regional y del Ayuntamiento de Madrid".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS