Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS: ROLAND GARROS

Rafter, penúltimo paso para Bruguera

El choque entre el brasileño Kuerten y el belga Dewulf completa las semifinales más inesperadas

A partir de la una de la tarde de hoy (La 2 y Eurosport) la pista central de Roland Garros, se llenará aún más de sorpresas. Si en el primer partido de las semifinales masculinas gana el belga Filip Dewulf, incluso se establecerá un récord, el de que por primera vez en la historia del teórico Campeonato del Mundo en tierra batida, se presenta en la final un jugador salido de las clasificaciones previas -nada menos que el 122º jugador mundial-. Pero si lo hace el brasileño Gustavo Kuerten (66º) lo inesperado se mantendrá. Ningún apostante serio habría dado nada por él para estar el domingo en el partido decisivo.Si algún orden puede haber hoy en los restos del terremoto que ha arrasado el París tenístico, ese es que a continuación, en la semifinal siguiente, estará Sergi Bruguera, posiblemente no el español que más prometía, pero sí el de mejor historial y ganador en 1993 y 1994.

Bruguera, ahora 19º jugador mundial después de dos años negros de lesiones, es el único que podía haber entrado en pronósticos atrevidos. Y tras frenar con maestría a otra de las revelaciones del torneo, el marroquí Hicham Arazi, no deja de ser el principal favorito ante el australiano Patrick Rafter, el menos especialista de pistas lentas, aunque este año menos.

Rafter jamás había superado los octavos de final de uno de los cuatro grandes torneos del Grand Slam. Ni siquiera los de pistas rápidas. Pero se encuentra en plena progresión y ya es el 25º jugador mundial tras haber ganado tres finales esta temporada, en la que se ha enfrentado a seis españoles, con mitad de victorias y de derrotas. Es el jugador más de ataque de los cuatro semifinalistas -la mayor rapidez de las pistas actuales le ha favorecido precisamente para llegar hasta aquí-, pero después de la templanza que ha mostrado Bruguera hasta ahora, las esperanzas de que el español frene sus subidas a la red con golpes paralelos y globos, son grandes.

Sólo se repetiría lo que ha sucedido en la mayoría de enfrentamientos entre ambos jugadores hasta el momento. En seis partidos, la victoria de Bruguera en los cuatro sobre tierra ha sido clara, sin perder un set. Incluso en Wimbledon, en 1994, también se impuso en un auténtico maratón de cinco mangas. Sólo la última referencia ha sido negativa, pero en la superficie dura de Cincinnati. Rafter ganó por 6-1 y 6-4 en la primera ronda. Hoy debe ser muy distinto.

En cualquier caso, para distinción, lo será la primera semifinal Kuerten-Dewulf`. El brasileño, pese a ser sólo su tercer torneo del Gran SIam se ha permitido eliminar a Muster, Medvedev y al último campeón, Kafelnikov. En cuanto a Dewulf, verdugo de Corretja, sólo ha ganado un torneo en su carrera, en Viena, en 1995 -venciendo a Muster en la final- y será el que más partidos ha jugado -tres en la previa y seis, con el de hoy, en el cuadro-.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 1997