La biología, al filo del siglo XXI

Conversación a cinco bandas en Madrid con destacados especialistas

Más información

, Santiago Ramón y Cajal decía que "las reuniones de especialistas ofrecen ventajas incontestables a los amantes del laboratorio... Sólo el trato modera y suaviza las actitudes ariscas del chovinismo; merced a él, émulos y rivales pertenecientes a países diversos acaban por comprenderse y estimarse, adquiriendo al fin plena conciencia de que son colaboradores y camaradas en obra magna y común, llena de dificultades y de tenebrosos arcanos".La Fundación Juan March se hizo eco de esta filosofía y celebró la semana pasada su encuentro científico sobre biología número 100, al que acudieron unos 250 científicos españoles y extranjeros. A diferencia de otras reuniones anteriores de temática muy concreta, en este simposio conmemorativo los asistentes revisaron los últimos avances de la biología e hicieron sus predicciones personales sobre la futura evolución en cuatro áreas representativas de esta ciencia.

Cinco científicos de diferentes áreas analizaron para este periódico la situación actual de la biología: Sydney Brenner, de la Universidad de Cambridge, lleva toda su vida dedicado a la genética. Eddy de Robertis, de la Universidad de California, estudia el desarrollo y la evolución. César Milstein es premio Nobel de Medicina por su descubrimiento de los anticuerpos monoclonales. Eric Kandel, de la Universidad Columbia de Nueva York, estudia los procesos neuronales implicados en la memoria. Por último, Miguel Beato, del Instituto de Biología Molecular e Investigación del Cáncer de Marburg, es miembro del Consejo Científico de la Fundación Juan March.

Pregunta. ¿Cuál es la situación actual de la biología y hacia dónde va?

Brenner. Lo que hace que esta ciencia sea única es que todos los organismos vivientes contienen una descripción interna de ellos mismos, que se transmite de una generación a otra y que casi no varía. Por eso, no podemos hablar de una situación actual en la biología, porque toda la biología está siempre ahí. Para entenderla tenemos que conocer los genes de los organismos y la información que contienen. Ya hemos secuenciado el genoma completo de algunos organismos bacterianos. Nos llevará un tiempo completar los genomas de otra serie de organismos más complejos. Luego aún nos quedará la laboriosa tarea de estudiar su funcionamiento. La ciencia de la biología sigue siendo muy joven.

Milstein. En los últimos 30 años se han desarrollado magníficas técnicas, que han permitido abordar problemas clásicos de la biología y que nos han provisto de una enorme cantidad de información nueva. Va a ser un periodo importante, en el que la gran mayoría de científicos harán trabajos más o menos predecibles. Espero que haya también unos pocos que nos sorprendan.

Kandel. La capacidad de secuenciar genes y de leerlos correctamente ha provocado una unificación de distintos campos de la biología, como la inmunología, el desarrollo o la oncogénesis. Ahora tenemos una visión conjunta de lo que ocurre en las células, mientras que hasta ahora la idea que teníamos era muy dispersa. Aunque la unificación nunca llegue a ser completa y nos encontremos en un nivel intermedio, es un logro impresionante.

P. En las últimas décadas, gran parte de la investigación biológica la han llevado a cabo las empresas farmacológicas, que suelen mantener sus resultados en secreto. Por otro lado, han surgido proyectos mundiales, como, por ejemplo, en HUGO, el proyecto del genoma humano. ¿Cómo valoran ustedes estos cambios?

Brenner. La industria conlleva un peligro. La sociedad actual gira en torno a los beneficios. La comunidad científica no difiere del resto de la sociedad en este aspecto. Lo que importa es la fama y el dinero. Y esto se obtiene trabajando en las grandes empresas farmacológicas.

Beato. Cuando un buscador de oro topaba con un buen filón, no corría a avisar a los demás. Aquí pasa un poco lo mismo. Las empresas mantienen los descubrimientos en secreto para ser los únicos que saquen beneficios de ellos.

Brenner. En cuanto a los grandes proyectos, creo que es importante que distingamos los de la biología de los ingentes proyectos de la física. Un proyecto de biología, como el del genoma humano, se podría comparar con una fábrica del siglo XIX. Contrataban a miles de personas, a las que daban una calculadora y una pequeña parte de los cálculos necesarios. Actualmente hay miles de personas que secuencian partes pequeñas del ADN, para obtener algún día el genoma completo.

Kandel. En biología, los grandes proyectos siguen siendo una excepción. La mayor parte de la investigación se realiza en pequeños grupos de tres o cuatro personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50