Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:EL QUIRÓFANO JORDI ÁLVARO

Una selección madura

Objetivos. El equipo tiene el crédito que conceden los éxitos del verano pasado -plata y bronce en el Europeo y en los Juegos- a los que hay que sumar los títulos conseguidos en los recientes torneos de preparación. Pero su principal valor viene de las sensaciones que transmite. El equipo nacional es, en este momento, un conjunto cohesionado, rico en recursos, que confía en sí mismo y que se ha propuesto un objetivo inmediato: el título en el Mundial.El factor U. En el mundo del entrenamiento cuando aparece una variable no conocida se la denomina con una letra. El feliz alboroto generado alrededor de Urdangarín es una novedad que generalmente provoca angustia y desasosiego en los equipos. En este caso parece que el efecto es totalmente contrario: su club ganó las copas del Rey y de Europa, el equipo nacional funciona e Iñaki está jugando como nunca. ¡Cosas del destino!

Recursos. La capacidad agónica ha dejado de ser el principal recurso. Los jugadores españoles, sin perder su espíritu de lucha, atesoran recursos colectivos e individuales de juego. Tienen experiencia y, además, se están acostumbrado a ganar. El equipo, construido alrededor de Dujshebaev y Masip, tiene versatilidad en su juego de ataque, consistencia en su defensa y seguridad en la portería. Juan de Dios Román, el seleccionador, tiene buenas cartas para el mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 1997