Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Los estudiantes piensan que la universidad no les prepara para la profesión

Críticas a los planes de estudios

La universidad no prepara adecuadamente a los estudiantes para la vida profesional. Con la amenaza del paro en su horizonte vital, ésta es la principal queja de los universitarios, que, sin embargo, se muestran mayoritariamente satisfechos con las universidades y las facultades, y, de forma más señalada, con sus carreras. La escasa información sobre salidas profesionales, los duros planes de estudio, los exámenes inadecuados, la desorganización de la docencia y la burocracia son otros aspectos criticados por los estudiantes, según la encuesta elaborada por Demoscopia para EL PAÍS, sobre una muestra de 4.000 universitarios.

España ha experimentado en los últimos años una verdadera revolución universitaria, ya que a comienzos de los ochenta apenas había una veintena de universidades y actualmente hay 58 (48 públicas y 10 privadas). El número de estudiantes se ha triplicado, pasando de medio, millón escaso a 1.526.000 (el 96%, en universidades públicas), que son atendidos por unos 70.000 profesores (67.000 en centros públicos). El 51% de los alumnos son mujeres.El 68% de los entrevistados considera que la universidad no prepara la profesión, mientras que el 24% estima que sí. La actitud crítica sobre la capacitación profesional está más extendida en el área de Humanidades y menos en la de Ciencias de la Salud y, en general, entre los estudiantes de primeros cursos. A pesar de lo anterior, el 61% piensa que la universidad está bien integrada en la sociedad, por un 30%. que opina que vive de espaldas a la sociedad.

Poca participación

Un 62% de los encuestados expresa su satisfacción con la propia universidad (8% mucho y 54% bastante) y un 60% está contento con la facultad (9% mucho y 51 % bastante). No obstante, seis de cada diez estudiantes consideran que ellos participan poco en la gestión de la universidad.

En cuanto al sentimiento que expresan hacia su universidad, el 28% se siente orgulloso e identificado con ella, el 61% no tiene ningún sentimiento especial y el 9% se siente decepcionado o no se identifica. El orgullo está más extendido entre los estudiantes de Ciencias de la Salud, en los del distrito de Madrid y en los estudiantes más jóvenes. Es más infrecuente entre quienes estudian carreras experimentales y de Humanidades.

Cuando se les pregunta qué es lo que más les gusta, los estudiantes responden mayoritariamente que el ambiente universitario (36%) y el compañerismo (10%). También son apreciados el lugar en donde se encuentran las instalaciones y los medios de transporte. Entre los aspectos criticados destacan el comportamiento de algunos profesores (12%), los planes de estudio sobrecargados (9%), las instalaciones (8%), los exámenes (7%) y la desorganización (6%).

La comparación de las universidades españolas con las de los países de la Unión Europea se salda prácticamente con un empate: el 35% piensa que las españolas son comparables con las europeas y el 33% cree que son inferiores a la mayoría de las buenas universidades de la UE. La opinión más positiva respecto a las españolas se da entre los estudiantes del área de Ciencias Experimentales y las carreras técnicas, muy por encima del área de Humanidades.

En el ranking subjetivo de las universidades españolas, en opinión de los encuestados se imponen la de Salamanca y la de Madrid, con un 13% de menciones. A continuación van las de Barcelona, Navarra (del Opus Dei), Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona, Deusto (de los jesuitas)" Granada y Politécnica de Madrid, todas ellas con más de un 3% de menciones.

Según los datos oficiales, dos terceras partes de los universitarios cursan carreras de ciclo largo (licenciaturas e ingenierías) y una tercera parte, de ciclo corto (diplomaturas e ingenierías técnicas). El 53% estudia una carrera de Ciencias Jurídicas; el 22%, una técnica; el 9%, del área de Humanidades; el 9%, de Ciencias Experimentales, y el 7%, de Ciencias de la Salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de abril de 1997