VUELCO EN LAS TELECOMUNICACIONES

Renfe se unirá al BCH para, comprar Retevision y competir con Telefónica

Renfe unirá sus fuerzas al consorcio liderado por el Banco Central Hispano (BCH) para optar a la compra del 60% del capital del Estado en Retevisión, la compañía que competirá con Telefónica en telefonía fija a partir de este mismo año.También forman parte de ese grupo la compañía telefónica francesa, France Télécom, controlada en su totalidad por el Estado, la alemana Deutsche Telekom y la norteamericana Sprint.

Las tres compañías telefónicas aliadas del BCH forman el grupo Global One, el más directo competidor de la alianza formada por Telefónica, la británica BT y la estadounidense MCI, para explotar el mercado mundial de las telecomunicaciones.

La jornada de ayer domingo no fue precisamente de descanso para los directivos de algunos de los principales grupos industriales y financieros españoles. La proximidad de la fecha prevista para la privatización de Retevisión aceleró los contactos entre las compañías interesadas en hacerse un hueco en el jugoso negocio de las telecomunicaciones.

Más información

A última hora de ayer seguían las negociaciones para la incorporación de Gas Natural al consorcio liderado por el BCH, que en los últimos días ha mantenido conversaciones con Caja de Madrid. La caja, sin embargo, asegura que "continúa barajando distintas alternativas".Las cajas de ahorros vascas, BBK de Bilbao y Kutxa de San Sebastián, también tienen que decidir aún su integración en uno de los grupos que presentarán ofertas por Retevisión.

Según fuentes del consorcio liderado por el BCH, Renfe no se integrará como socio del grupo. La compañía ferroviaria sólo aportará sus infraestructuras de comunicaciones si este grupo resulta ganador del consurso para la privatización de Retevisión. Además, Renfe recibirá un canon por los derechos de paso que prestará al consorcio para que pueda extender la red con la que hará la competencia a Telefónica.

Renfe cuenta en la actualidad con 2.000 kilómetros de cable de fibra óptica, aunque en las negociaciones ha jugado con una cifra muy superior. En el acuerdo, que tendrá una vigencia de 20 años prorrogables por otros 40, Renfe se compromete a desplegar 6.000 kilómetros de fibra más.

El acuerdo suscrito entre Renfe y el consorcio BCH-operadoras exige a la compañía ferroviaria la prestación de su red en exclusiva para este grupo de empresas. A cambio, el consorcio se compromete a optar sólo por Retevisión como plataforma desde la que lanzar la competencia a Telefónica.

De esa forma, Renfe ha podido vencer la resistencia del ministerio de Fomento a que la compañí se comprometiera a prestar su red y sus servicios en exclusiva. Fomento pretendía que la red de Renfe fuera un aliciente para el ganador del concurso de adjudicación de Retevisión.

La otra opción está encabezada por Endesa, controlada en un 66% por el Estado. La compañía eléctrica ha mantenido conversaciones con la compañía de teléfonos italiana Stet y con varias entidades financieras, entre las que está Citibank, de Estados Unidos.

Sin embargo, este grupo, que ni siquiera ha confirmado la existencia de un acuerdo, no ha manifestado todavía públicamente su intención de acudir al concurso.

Endesa cuenta con una red de fibra óptica propia y con la que Red Eléctrica en las negociaciones para la formación de un grupo. La eléctrica valoró inicialmente esos activos en 70.000 millones de pesetas, y dificultó con ello la consecución de un acuerdo con otras empresas.

No queda mucho tiempo para definir las posiciones. Hoy lunes, a las 14 horas, se cierra el plazo para que los grupos interesados en entrar en Retevisión expresen su deseo de participar en el concurso que ha convocado el Estado. A él sólo se accede por invitación y eso es lo que tendrán que solicitar hoy los grupos a Retevisión.

El Gobierno exige un mínimo de 45.600 millones de pesetas por su, 60% en Retevisión. Sin embargo, una de las condiciones de la privatización es que el adjudicatario eleve su participación en el capital hasta un 70%, mediante la realización de una ampliación de capital de un 10%. El valor final final de la privatización alcanza de esa forma los 70.000 millones de pesetas.

El próximo 29 de abril, Retevisión dará a conocer qué grupos acceden al concurso restringido. Los consorcios podrán modificar su configuración hasta el 12 de mayo, sin perder por ello opciones a alzarse con la victoria.

Los grupos ya consolidados dispondrán hasta el 9 de junio para analizar la empresa y formalizar su oferta. A partir de entonces, Retevisión se tomará 60 días para elegir al ganador del que será competidor en el mercado de la telefonía básica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de abril de 1997.

Lo más visto en...

Top 50