Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

La UCI, contra el deporte de alto nivel

La federación internacional asegura que pone un tope para devolver "el protagonismo al hombre"

Hace una semana, más o menos, el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI) lo explicó todo en una sola frase. "El hombre tiene que recuperar el protagonismo que le ha usurpado la máquina", vino a decir Hein Verbruggen. O sea, que todavía nos queda más, vino a reaccionar el mundo del ciclismo profesional, nada tranquilo, más bien bastante inquieto, por las últimas medidas dictadas por el órgano que rige el ciclismo en aras de un sacrosanto humanismo que, curiosamente, quiere ignorar que el motor de toda la humanidad ha sido la lucha contra la naturaleza -o sea, los límites que se creía insuperables- y no la resignación.Tony Rominger es uno de los soliviantados. El veterano ciclista suizo quiere recuperar el récord de la hora, pero se encuentra con varios problemas, ninguno de ellos su capacidad para hacerlo, en la que cree sin dudas. Todos le han sido impuestos por la UCI. Para batir la hora, Rominger no podrá usar la posición hiperaerodinámica que utilizó en septiembre pasado Chris Boardman para sobrepasar la barrera de los 56 kilómetros: la UCI Ia prohibió -la punta del manillar no podrá estar adelantada más de 15 centímetros con relación al eje de la rueda delantera de la bicicleta- con inmusitada rapidez, pero, curiosamente no invalidó los 56,375 kilómetros logrados por el inglés. Y el pobre Rominger, y tampoco cualquiera que quiera luchar contra la hora, no podrá-paliar esa desventaja recurriendo a la altura, donde el aire es menos denso y permite una mayor penetración: indirectamente, la UCI también ha prohibido, basándose en su ley del hematocrito, cualquier prueba o simple entrenamiento a más de 1.800 metros sobre el nivel del mar. Así que Rominger, que en abril hará ensayos en tres velódromos diferentes, posiblemente decidirá atacar el récord utilizando la prohibida posición de Boardman. La UCI no lo homologará si lo logra, pero Rominger conseguirá su objetivo: demostrar que puede correr más rápido que el inglés. Habrá, en la práctica, dos récords paralelos, la misma mala situación con la que acabó la UCI hace años, cuando unificó los múltiples ránkings de récord a nivel del mar, en altura, en vélodromo cubierto, al aire libre...

Dentro de unos días, pocas horas antes de salida de la París-Niza, unos cuantos técnicos acudirán a las habitaciones de unos cuantos. ciclistas para sacarles muestras de sangre y determinar su nivel de hematocrito -más o menos el porcentaje de glóbulos rojos en su sangre-. Aquel que tenga más del 50% -el porcentaje en una persona normal va de 42 a 52 y varía según la hora del día, el grado de hidratación o deshidratación...- será sospechoso de haber utilizado la prohibida y demonizada eritropoietina (EPO) y verá vetada su participación en la carrera bajo la disculpa de que es peligroso para su salud.

"Cuando la prensa comenzó a publicar sus informes sobre la EPO me daba miedo salir a la calle", cuenta Rominger. "Creía que todo el mundo iba a señalarme con el dedo llamándome drogadicto". Aunque fueron los propios ciclistas, acorralados por las noticias negativas que les rodeaban, quienes promovieron limitar el hematocrito y los médicos de los equipos quienes indicaron el tope de 50 -la propia UCI quería dejarlo en 53, y los estudios más rigurosos que se han llevado a cabo dicen que la sangre adquiere una viscosidad peligrosa a partir de 55-, la medida tiene unas consecuencias incontrolables. ¿Qué pasará con los corredores que de natural tengan más de 50, y hay unos cuantos? "Nada, todos al hematólogo a por el certificado", dice un director español, con lo que pasará lo mismo que con los carnets de testosterona, alguno se hará de oro vendiendo certificados de hematocrito alto por razones naturales. "Nada, a trampear el problema", explica un médico. "Bebiendo un litro de agua antes del análisis, el hematocrito puede bajar artificialmente en cinco puntos, o sino, perfundiendo suero o expansores de plasma. ¿Y con los corredores que logren aumentar su hematocrito entrenando en altura? Nada, que se fastidien. ¿Y por qué los ciclistas deben tener un límite tan bajo, cuando en otros deportes, como el esquí de fondo, lo situaron en 55 hace ya siete años? La gran figura del esquí de fondo, el noruego Daelilie, seguro que pasa de 50, ya que sus entrenamientos los hace en una cámara hipobárica, que reproduce a nivel del mar las condiciones de escasez de oxígeno que se dan en altura. ¿Por qué Daelilie es una figura de valor reconocido y no un personaje bajo sospecha?

El valor normal de hematocrito a nivel del mar de una persona que viva habitualmente a más de 2.000 metros de altitud (o que se entrene más de quince días en condiciones de hipoxia en altitud) es de 57 más menos cuatro. Los nativos tienen en altitud valores de 52 más menos tres. 0 sea que Merckx, Moser, Induráin, Olano..., todos aquellos que han batido el récord de la hora, o entrenado y competido en altitud han puesto en peligro su salud, según la UCI; entonces, ¿por qué la UCI organizó un Mundial en Colombia, a casi 3.000 metros sobre el nivel del mar?

Dentro de dos semanas, el Centro de Alto Rendimineto de Sierra Nevada (un lugar de entrenamiento puesto en marcha por el Consejo Superior de Deportes y otros organismos oficiales que vive de montar entrenamientos en altura a los que acuden atletas de todo el mundo) organiza una conferencia sobre entrenamiento en altura a la que acudirán científicos y entrenadores de reconocido prestigio. "El entrenamiento en altura es una técnica ampliamente difundida en el deporte de alto nivel", dice en su presentación. "Muchos entrenadores la consideran ímprescindible ( ... )". Aunque allí esté Nicolás Terrados, médico del ONCE y uno de los mejores especialistas en altura españoles, para disertar sobre las posibilidades de entrenamiento en altura para los ciclistas de élite, de poco le valdrán sus conocimientos a la hora de ponerlos en práctica. El ciclista que se entrene en altura tendrá un hematocrito demasiado alto para ser considerado sano o no dopado. O hace trampas o no corre. Todo sea por devolver al hombre el protagonismo en el ciclismo, aunque con ello se acaben los récords y uno de los soportes básicos del deporte de competición: se trata no sólo de ganar al de al lado, sino de superar los propios límites.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de marzo de 1997

Más información

  • La UCI ha prohibido cualquier prueba o simple entrenamiento en altura