Calero funda un partido de "españoles y de derechas con la cabeza bien alta"

, "Españoles y de derechas, con la cabeza bien alta, sin resentimientos, pero defraudados". Así se definieron ayer las cerca de 200 personas que fundaron en Madrid el Partido Demócrata Español (PDE). El partido se fundamenta en la defensa de España como una sola nación sin fragmentaciones. Por eso, los fundadores califican de "inadmisible" el pacto con los nacionalistas catalanes y vascos del Gobierno de Aznar -que le ha llevado a "defender como conveniente hoy lo que ayer se consideraba inaceptable"- y critican la "errónea y perjudicial" tesis de la Administración única.La cabeza visible del nuevo partido será el antiguo dirigente nacional de Alianza Popular y del Partido Popular Juan Ramón Calero, de 49 años, que abandonó el PP en octubre de 1996 tras 17 años de militancia. En el acto de inauguración del nuevo partido, Calero leyó el manifiesto del que se extraerán las líneas básicas de su programa electoral, basado "en el humanismo cristiano y en el liberalismo político y económico". Entre sus propuestas, la reforma del sistema electoral y la consideración del derecho a la vida como la base de todas las libertades. El manifiesto tendrá que aprobarse en el primer congreso del partido, que se celebrará, según Calero, "en primavera, para quitar protagonismo al congreso de los socialistas".

Desde luego no faltaba ayer el optimismo. Sus miembros están convencidos de que los "errores" de Aznar han dejado un espacio vacío en el espectro político español que ellos pretenden ocupar: el de la derecha. "No somos de centro", afirmó Calero, para quien esta opción es sólo una cuestión de "oportunismo político".

Pero el acto de ayer fue, además de una declaración de principios, una crítica al resto de partidos políticos, especialmente a aquel del que provienen la mayoría de los militantes del PADE: el PP. Afirman que no se sienten resentidos, sino "defraudados", porque sus ideales fueron "jactanciosamente traicionados por unos dirigentes a quienes lo único que les importaba era llegar al poder". Ayer calificaron al PP: sus dirigentes, "maestros de la manipulación"; su política, "oportunista" y plagada de "errores graves que veremos si son rectificables".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS