Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Barea critica los corsés legislativos de los hospitales públicos

Peligra la ponencia parlamentaria sobre sanidad

El director general de la Oficina Presupuestaria, José Barea, aseguró ayer que el gasto sanitario público a medio plazo es controlable y criticó "los obsoletos corsés legislativos" que predominan en la gestión hospitalaria pública. Barea participó en un encuentro sobre la reforma sanitaria mientras en el Congreso continuaban las comparecencias en una ponencia similiar cuya existencia peligra por la amenaza del PSOE de abandonarla.

"La preocupación es la mala gestión actual. Para superarla hay que introducir dos criterios: la competencia y una legislación no administrativa sino mercantil", dijo Barea en el encuentro sobre la reforma sanitaria organizado por el Colegio de Médicos de Madrid y el Instituto de Fomento Empresarial. "La sanidad es un bien privado, pero que esté financiado públicamente no significa que haya que hacer caso omiso al mercado. Eso no es privatizar", matizó Barea.Barlea defendió la introducción de la competencia en la gestión hospitalaria pública, bien de forma interna (sólo en centros públicos) o mixta (en centros privados y públicos), para que los hospitales se conviertan en agentes eficientes. No obstante, insistió en que no pueden ser sometidos a las mismas medidas organizativas que otras empresas.

En su opinión, es necesario que los hospitales aumenten su presencia en la toma de decisiones, gocen de mayor flexibilidad presupuestaria para recoger las variaciones de la demanda, que cambien su personalidad jurídicay su sistema organizativo, y que los profesionales que los integran participen más activamente en la gestión.

Mientras, en el Congreso con tinuaron las comparecencias en la subcomisión -antes llamada, ponencia- sobre el sistema nacional de salud, a pesar de la amenaza del PSOE de abandonarla. "No es un amago", advirtió ayer la portavoz socialista Ángeles Amador. "El PP está tomando medidas importantes de reforma sin consensuar nada, de manera que la ponencia es una pérdida de tiempo". Según Amador, lo más preocupante es que el Gobierno haya introducido ya en la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos la posibilidad de que los centros sanitarios hagan contratación directa, sin concurso, y que las nuevas fundaciones no deban publicar sus presupuestos en el BOE, lo que conlleva una "financiación opaca". "Se ha establecido el precio de referencia para los medicamentos", dice Amado!, "que obligará al usuario a poner dinero y se han aprobado las leyes de la farmacia y de nuevas formas de gestión sanitaria [que confirman los decretos aprobados en mayo y junio pasados] sin haber admitido una sola enmienda".

Para el diputado del PP José Ignacio Echániz las amenazas del PSOE son prematuras y están politizadas. "Aún no hay documentos sobre la ponencia y siguen hablando de privatizaciones inexistentes. Si dejan la ponencia, seguiremos sin ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de diciembre de 1996