Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lacayo, Pastora y Robelo, eliminados de la carrera presidencial en Nicaragua

Las candidaturas de Antonio Lacayo, ex ministro y yerno de la presidenta nicaragüense, Violeta Chamorro; del ex guerrillero Edén Pastora, Comandante Cero, y un banquero que había optado por la nacionalidad italiana fueron inhabilitadas para participar en las elecciones presidenciales del próximo 20 de octubre, al tiempo que una alianza política era disuelta. Se trata de resoluciones inapelables emitidas por el Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua.

El tribunal electoral decidió por unanimidad la noche del viernes que Antonio Lacayo "no puede ser candidato a presidente de la República [por el partido Proyecto Nacional (Pronal)] para estas elecciones de 1996 por prohibición expresa de la Constitución" y la ley electoral.El espíritu de las enmiendas constitucionales que fueron introducidas hace un año es terminar con el continuismo en el poder ejecutivo. El parentesco político de Lacayo con Violeta Chamorro se levantó como una barrera inamovible para sus aspiraciones presidenciales.

En el cuartel general del Pronal, Lacayo, el que fuera hombre fuerte del Gobierno, anuncio que aceptaba, la resolución y reiteraba su respeto hacia la Carta Magna y las leyes del país. Si bien anunció que pensaba apelar la decisión, que según dijo, es una "aparente, violación" a sus derechos, pidió a su partido que eligiese a su sustituto.

De 47 años, Lacayo, casado con Cristiana Chamorro -hija de la presidenta-, ha sufrido una contundente derrota en su carrera política y su partido, que se queda sin su figura central, tendrá que remontar una difícil campaña electoral para disputarse el voto del electorado del centro-derecha nicaragüense. "El Proyecto Nacional se duele con esta decisión", admitió Lacayo, pero agregó que "solamente nos servirá para redoblar nuestro compromiso democrático y nuestro compromiso con ganar las elecciones del 20 de octubre".

El haber renunciado a la nacionalidad nicaragüense a finales de los años setenta -adoptó la costarricense-, dejó fuera del juego electoral al ex guerrillero Edén Pastora, de 59 años de edad. Durante décadas combatió a la dictadura somocista y poste riórmente al régimen sandinista, para en 1986 abandonar las armas. Su carrera política para conquistar a través de las urnas la presidencia de la República ha terminado, pues, antes de arrancar. Visiblemente desconcertado, Pastora rechazó la resolución.

Carismático, populista, abogado y banquero, Alvaro Robelo se perfilaba como fuerte aspirante presidencial antes de una crisis política que hizo desaparecer la alianza electoral que había fundado. Robelo ha quedado descartado por haber adquirido la nacionalidad italiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de julio de 1996