Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AZNAR, PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Un Gobierno de orígenes muy diversos

La lista de Aznar incluye ocho miembros de AP y tres que militaron en UCD

La lista de Gobierno de José María Aznar se conocerá oficialmente hoy, según las previsiones de¡ PP, cuando haya sido comunicada al rey Juan Carlos. Diez hombres y cuatro mujeres aparecen en la composición más probable. Hay tres independientes, cuya presencia tiene distinto significado. Si se examina la ubicación de cada ministrable durante la transición, cuando el centro y la derecha estaban orgánicamente separados entre UCD y AP, se comprobará. que ocho proceden de la organización fundada por Manuel Fraga y tres de las filas centristas. Inicialmente estaba prevista una vicepresidencia para que Rodrigo Rato pueda dirigir simultáneamente las políticas de recaudación y de gasto. En el, organigrama habrá, según las previsiones, otra vicepresidencia.

Seguramente la política tendrá preeminencia sobre la vicepresidencia económica y la ocupara Francisco Álvarez Cascos, ministro también de presidencia.Al convertir al secretario general y a uno de los tres vicesecretarios generales en puntales del Gobierno, Aznar ratifica la confianza en dos colaboradores de la vieja guardia. Rodrigo Rato es amigo suyo, además, desde 1982, cuando el hoy líder del PP llegó por primera vez al Congreso de los Diputados.El caso de Álvarez Cascos es más complicado. Fue una especie de garantía de continuidad que Fraga colocó en abril de 1990, en el X congreso del PP, al avalar la candidatura de Aznar a la presidencia del partido. El hecho de que el secretario general no fuera un hombre de Aznar, sino más bien de su antecesor, Antonio Hernández Mancha, no impidió que se entendieran rápidamente y que en Génova 13 se haya convertido en imprescindible. El abrazo ayer de ambos en el escaño, tras la votación de investidura, resultó significativo.Vieja guardiaTambién proceden de AP Mariano Rajoy (Administraciones Públicas), Abel Matutes (Asuntos Exteriores), Loyola de Palacio (Agricultura), Isabel Tocino (Medio Ambiente) y José Manuel Romay Beccría (Sanidad).

Rajoy, vicesecretario general, ha sido un hombre clave en la reorganización del partido y en la pacificación interna, además de encargarse de la política autonómica, siempre con talante de consenso. Se le tiene en el partido por el mejor conocedor de la problemática de la reorganización de la Administración. Este factor le impedirá alejarse en el Gobierno de su área de responsabilidad en la política del partido.

Abel Matutes, de una familia de empresarios y banqueros, también un fiel de los tiempos fundacionales de Fraga, ha acumulado desde distintas comisarías europeas una experiencia que ahora puede poner al servicio del primer Gobierno de Aznar.

Además, aceptó un sacrificio personal cuando en 1994 se apeó del cargo en la UE, aceptó la cabeza de la candidatura en las europeas y recorrió España -"corno un hippy", según se veía él mismo- para cosechar la primera victoria electoral sobre el PSOE. Siempre ha mantenido buena relación con Jordi Pujol y en el Grupo Popular del Parlamento Europeo se ha ganado el respeto de los poderosos e influyentes socios alemanes de Aznar.

Las dos mujeres procedentes de AP representan una fidelidad sin fisuras. Tocino fue la otra opción que manejó en 1989 Fraga para encabezar el cartel electoral de los populares, antes de decidirse en el último minuto por Aznar. Pese a las sospechas de que aquella situación dejó alguna cicatriz, Aznar aprecia el valor de la diputada, por ejemplo, para pelear una circunscripción como Toledo después de dejar Cantabria por incompatibilidad con el ex presidente Juan Hormaechea.

Loyola de Palacio, portavoz adjunta del Grupo Popular en el Congreso en la anterior legislatura, llegó a conocer bien en su labor parlamentaria las áreas de Agricultura y el Plan Hidrológico Nacional. Paradójicamente, ésta parece destinada a separarse de la cartera de Agricultura para pasar a la de Medio Ambiente.

Romay Beccaría es otro fraguista de la primera hora.Subsecretario de la presidencia con Carlos Arias Navarro, en el declive de la dictadura franquista, y colaborador del hoy presidente de la Xunta de Galicia en el Ministerio de la Gobernación, en 1990 ocupó la cartera de Agricultura en el Gobierno de Galicia. Su partido le considera un buen gestor y le atribuye haber acabado con los efectos devastadores de los incendios forestales y luego haber iniciado la reducción de las listas de espera desde la cartera de Sanidad.

De UCD proceden tres de los ministrables, Jaime Mayor Oreja (Interior), Rafael Arias Salgado (Fomento) y Javier Arenas (Trabajo y Asuntos Sociales). Mayor Oreja y Arenas, ambos de origen ideológico demócrata cristiano, se incorporaron al PP sin haber seguido a Adolfo Suárez en la singladura centrista del CDS. Arias Salgado se incorporó en fecha más reciente, tras dejar el escaño y el partido fundado por Suárez.

Mayor Oreja, elegido vicesecretario general en el último congreso, procedente de una familia de tradición foralista y democristiana, logró reconstruir el Partido Popular en Euskadi y sacarlo a la luz, desde su incorporación en 1989. Su carácter dialogante le ha ayudado a situar al PP vasco en una posición más flexible que el simple antinacionalismo, hasta cerrar un pacto de gobierno en el Ayuntamiento de Bilba0 tras las elecciones municipales del año pasado. Su papel ha sido determinante, también ahora, para sellar el acuerdo con el PNV.Arenas, por su parte, pasará a la historia del partido como el dirigente que relanzó la organización en Andalucía y consiguió equilibrar el peso abrumador del granero del voto socialista. Vicesecretario general hasta poco después de las elecciones de 1993 las últimas que perdió el PP y coordinador de aquella campana, su regreso "a Madrid" para entrar en el Gobierno es un éxito personal y abre dudas sobre su repetición como candidato a la Junta de Andalucía en el futuro.Arias Salgado fue un fichaje personal de Aznar y desde entones se ha instalado en su entorno político más próximo. El nuevo presidente del Gobierno aprecia su experiencia, adquirida en tres ministerios de Gobiernos de UCD, y la sinceridad y profundidad de sus convicciones centristas. que le llevaron a permanecer fiel a Suárez hasta la retirada del ex presidente del Gobierno.Arias Salgado, que en la transición llegó a etiquetarse como socialdemócrata, representa en la dirección del PP un pensamiento social-liberal que aspira a equilibrar el liberalismo químicamente puro de políticos como Esperanza Aguirre. Con él, Aznar recupera la cartera de Fomento, convertida el 16 de diciembre de 1931 por Manuel Azaña en Obras Públicas.Esperanza Aguirre (Cultura y Educación) militó en pequeñas formaciones liberales hasta su ingreso en el PP en 1987. Dedicada a la política municipal, era poco conocida hasta que, Aznar empezó a empujar su carrera, la convirtió en primera teniente de alcalde de Madrid y la incluyó en la candidatura al Senado en las últimas elecciones. Su entrada en el Gobierno puede representar una plataforma para volver como candidata al Ayuntamiento en el futuro.Independientes

De los tres independientes, Eduardo Serra (Defensa) es la mayor sorpresa. Sin carné, tuvo responsabilidades relevantes en la misma cartera con UCD y después con el PSOE. Serra tendrá que pilotar un proceso delicado, la. profesionalización del Ejército para suprimir el servicio militar.

Josep Piqué, un empresario catalán próximo a CiU y a Pujol, ha recibido la oferta de Aznar para servir de puente con los socios catalanes. El empresariado de Cataluña se ha mostrado exigente hacia el líder del PP y le ha reclamado una política industrial más decidida. Piqué representa, en este sentido, una garantía.

Margarita Mariscal de Gante (Justicia) ha figurado en las quinielas desde hace semanas, sin recibir confirmación del PP hasta el último momento. Esta circunstancia parece indicar que se han barajado con insistencia otras posibilidades. Representa al sector más conservador de la magistratura.

Comienzo dudoso para Medio Ambiente

El Ministerio de Medio Ambiente no nace con buen pie. La responsabilidad de dirigirlo será, previsiblemente, para Isabel Tocino, con cuya presencia en el Gobierno no se contaba hace muy pocos días. Antes la había rechazado otra candidata.La creación de este departamento ministerial es un compromiso de José María Aznar, un gesto que sustituyó al propósito de impartir una asignatura medioambiental en las escuelas, contenido en el programa para las generales de 1993.

El nuevo departamento tendrá un contenido relevante, la política de aguas y la puesta en marcha del Plan Hidrológico Nacional, según fuentes del PP conocedoras del organigrama. También parece lógico que se le traslade desde Agricultura la gestión de los bosques, a través del Icona.La primera candidata de Aznar, Pilar del Castillo, catedrática de Ciencia Política, rechazó el encargo porque considera que carece de la preparación técnica suficiente. Del Castillo habría aceptado Cultura y Educación, pero Aznar parece haber decidido que ésta sea para Esperanza Aguirre.

Lo que debía tener claro Aznar es que quería una mujer para Medio Ambiente. Si se cumplen los pronósticos sobre el Gobierno, habrá cuatro ministras entre 14 carteras, una más que en el último Ejecutivo del PSOE, con 15 departamentos.

El ofrecimiento a Tocino se produjo el viernes por la noche. La diputada por Toledo iba a ser propuesta, hasta ese momento, para una labor meramente parlamentaria, la presidencia de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 1996

Más información