Londres y Dublín mantienen sus diferencias sobre la paz en el Uster

Los Gobiernos de Londres y Dublín no consiguieron salvar ayer las diferencias que les separan en torno a las iniciativas necesarias para hacer avanzar el proceso de paz de Irlanda del Norte. Una larga entrevista mantenida ayer en Londres entre el ministro de Exteriores irlandés, Dick Spring, y el ministro británico para Irlanda del Norte, Patrick May, hew, finalizó sin acuerdo. Aun así, Spring insistió en que se mantiene el compromiso de ambos Gobiernos de iniciar las conversaciones con todos los partidos políticos del Ulster antes de que finalice febrero.El único aspecto claro de la reunión, no obstante, es la intención de Londres y Dublín de proseguir las reuniones bilaterales con una nueva entrevista entre Spring y Mayhew prevista para el próximo miércoles en Dublín. A juzgar por los tibios comentarios de ambos ministros ante los periodistas, la controversia provocada por la iniciativa del primer ministro británico, John Major, de convocar elecciones en el Ulster está lejos de haberse superado. Spring declaró vagamente que su Gobierno no tiene inconveniente en estudiar la propuesta, pero planteó que las conversaciones políticas mantengan el calendario previsto en la cumbre celebrada en Downing Street en noviembre pasado.

Sin apoyo de Washington

Sin embargo, todo apunta a que el Gobierno irlandés sigue manteniendo sus reservas ante la inciativa presentada por Major, por más que haya sido arropada con las recomendaciones esenciales del informe Mitchell. Tampoco Washington parece haber acogido con entusiasmo la iniciativa electoral, entre otras razones debido a la "implacable" oposición que ha encontrado en el Sinn Fein, brazo político del IRA. Ayer, Gerry Adams, líder del partido republicano, se entrevistó en Washington con el presidente Bill Clinton, quien le urgió a realizar "rápidos progresos" en el proceso de convocatoria de las negociaciones multipartitas de paz en Irlanda del Norte. Los responsables norteamericanos, sin embargo, no pidieron al Sinn Fein que acepte la propuesta electoral británica.Todo apunta a que la oferta de elecciones ha sido percibida como un alineamiento claro del Gobierno de Londres con los sectores unionistas. De hecho, David Trimble, líder del Partido Unionista del Ulster, es su principal promotor y defensor. Trimble fue recibido ayer por Major dentro de la ronda de consultas emprendida por el primer ministro británico con los representantes de los partidos republicanos y unionistas del Ulster.

El funeral por el dirigente re publicano Gino Gallagher muerto anteayer en Irlanda de Norte, fue suspendido por la policía tras los enfrentamiento protagonizados por sus partidarios, que pretendían celebrar ceremonia con la presencia de miembros del Ejército de Liberación Nacional Irlandés uniformados y enmascarados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS