COPA DEL REY CUARTOS DE FINAL / IDA

Cruyff habla de ridículo y Lotina agradece la fiesta

"No he hecho ningún cambio, porque si algunos quieren hacer el ridículo, pues que lo hagan todo el partido". Fue la primera respuesta de Johan Cruyff al final del partido. "¿Cómo se puede jugar sin cabeza? ¿Cómo se puede encajar un gol en el primer minuto y otro en el último?", preguntas sin respuesta para aplacar la ira del técnico azulgrana."¿El Numancia?", le preguntaron a Cruyff. "Me gustó", respondió. "Luchan, tocan el balón bien y resuelven". Y acabó: "A mi me gusta participar en las fiestas, pero siempre ganando. No podemos regalar los goles como hemos hecho. El partido me servirá al menos para ver qué jugadores pueden entrar en el equipo titular y quienes no. Hay algunos que no tienen derecho a estar en ese equipo. Pero así no se puede jugar. Hicimos el ridículo".

Más información
El Barça se queda pajarito
Aquellos libros de texto

Cruyff les dijo poca cosa a los jugadores, aunque eso sí, una vez en el autocar de regreso a Barcelona les anunció que hoy se entrenarán a las 10.30, es decir, que podrán dormir poco. Los jugadores apenas hablaron. Guardiola expuso: "Hemos hecho lo que hemos podido y tenemos la conciencia tranquila". Y Moreno, el goleador, matizó: "Todos estamos disgustados. El resultado no ha sido bueno, pero hemos luchado".

La decepción azulgrana contrastaba con la alegría del colectivo del Numancia. Hubo alegría en el banquillo. Dijo Lotina: "Me gustó el Barca, pues tal como hemos jugado es muy difícil meternos dos goles. Les dije a los jugadores que no se escondieran, para que cuando se vean en el vídeo no sientan ninguna vergüenza. Estoy feliz por ellos, y me quedo con su alegria y la de la afición. El fútbol aficionado ha estado con nosotros. Ha sido un homenaje a todos los jugadores aficionados".

"Para nuestra gente era muy importante marcarle un gol al Barça y le hemos metido dos", resumía Alfonso. "Hemos jugado al 200%", agregó, "pero ahora nos aguarda el Camp Nou. Espero que los del Barça no estén muy enfadados y nos lo hagan pagar". Y Movilla, el autor del empate en el último minuto, afirmó: "No renunciamos a nada, porque aspirábamos no a empatar sino a ganar".

El fútbol del Numancia animó a la grada: unas 12.000 personas presenciaron un partido presidido por los duques de Lugo, la infanta Elena y su esposo, Jaime de Marichalar.

El calor humano combatió el frio de la noche (unos 3º de temperatura al inicio del partido, temperatura agradable si se tiene en cuenta que nevó durante la mañana), y los aficionados al fútbol fueron desfilando por Los Pajaritos con tanta gracia como orden (no hay constancia de ningún incidente, pese a que se anunció que una entrada de reventa podía llegar a costar 50.000 pesetas cuando fue vendida por 5.000).

El empate fue celebrado por todo lo alto en el club (recaudó 75 millones de pesetas) y en toda la ciudad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS