CAMPAÑA ELECTORAL

Borrell corrige a Cuevas: "Busca el despido libérrimo"

Banqueros como Botín, empresarios como Cuevas o jueces como Manzanares son quienes dictan, según el socialista Narcís Serra, el programa de gobierno del Partido Popular. Estos tres nombres propios volvieron a acaparar ayer las descalificaciones contra las promesas electorales de José María Aznar, al que el ex vicepresidente del Gobierno definió como "una caja vacía de ideas".Serra, primer candidato del PSC por Barcelona, aprovechó una reunión con sus compañeros de lista para sumarse a los ácidos comentarios contra los apoyos brindados a Aznar por el presidente de la patronal y el máximo responsable del Banco Santander. El líder del PP, en su opinión, "sólo ha sabido seguir lo que le dictan algunos medios de comunicación o los poderosos".

Más información

La ironía la puso el ministro de Obras Públicas, Josep Borrell, número dos de la misma candidatura. "Hacen malabarismos con las palabras y juegan con los conceptos para esconder sus verdaderas intenciones". Todos ellos (metió en el mismo saco a Jordi Pujol) persiguen, según Borrell, la instauración del despido libre. "Disfrazan sus intenciones hablando de 'abaratar', pero de vez en cuando enseñan la patita de la derecha Botín, Cuevas o el obispo de Mondoñedo".

El ministro se había entrenado poco antes en Radio Nacional de España. Empezó fuerte: "Aznar dice que está en el centro, pero donde realmente pretende estar es en el limbo". Y lo razonó: Se hace el simpático. No presenta aristas ni polémicas, y se desmarca, de quienes enuncian sus verdaderas intenciones. Niega incluso que la patronal le haya pedido el despido libre. Pero la realidad es que lo que buscan los empresarios, dijo Borrell, es eso. "¡El despido libérrrimo!", enfatizó.

"Un despido libre", añadió el ministro, "es un despido sin costos. Cuanto más barato sea el despido, más libre es, y así hasta llegar al despido libre, libérrimo, que es el que no cuesta nada".

Reacción infantil

El contraataque lo pusieron Mariano Rajoy y Rodrigo Rato ambos vicesecretarios generales del PP. Rato, con quien Aznar cuenta para ministro de Economía, reiteró en Oviedo que "no es partidario del despido libre" y, lejos de las peticiones de la patronal, llegó a asegurar que su objetivo es "profundizar en una mejora del Estado de bienestar, modificando su modelo de gestión". Nada de recortes. Sólo "reformas de los servicios para eliminar despilfarros".A su juicio -informa Javier Cuartas-, la reacción de los socialistas, y en particular del presidente del Gobierno, Felipe González, contra Emilio Botín es "infantil". Es "escandaloso", indicó, que González diga que toma "buena nota" de las palabras del banquero. "Está demostrando que no entra en sus cálculos perder el poder democráticamente".

Rajoy abundó en la figura de Botín. "González hubiera pagado por recibir ahora el apoyo de determinadas personas que le han respaldado durante trece años".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de enero de 1996.

Lo más visto en...

Top 50