Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"De la Rosa intenta ensuciar a la Corona"

Barcelona
Narcís Serra, de 51 años, dimitió en junio como vicepresidente del Gobierno por el escándalo de las escuchas teléfonicas. Ha sido la víctima más sonada de la trama contra el Gobierno y el Estado que él mismo fue pionero en denunciar, aunque aclarara que dimitió por pedagogía política. El pasado julio anunció que los hechos irían poniendo nombres y apellidos a la trama. En la entrevista apunta contra los ex financieros Javier de la Rosa y Mario Conde y critica al PP por la utilización de la basura aireada por la trama como arma política.

La utilización por parte de Javier de la Rosa de cartas falsas con el emblema de la Corona ha puesto en primer plano los chantajes, tramas y conspiraciones que sacuden el país.Pregunta. ¿Después de conocer estas actuaciones de De, la Rosa, podemos decir que estarnos ante un chantaje a la Corona?

Respuesta. He considerado siempre que el comportamiento financiero de Javier de la Rosa ha estado plagado de irregularidades, y que eso aconsejaba, como se hizo en su momento, que el Gobierno indicara a KIO que no era la persona adecuada para representarla en España. He creído, además, que no era el socio adecuado para una inversión como Port Aventura, aunque el gran ilusionado en esa operación fuera Jordi Pujol, que incluso la consideró, en un momento, más importante que los Juegos Olímpicos. Fui inflexible en ese tema, por ejemplo. El Gobierno no autorizó los créditos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que pudiera ultimarse Port Aventura hasta que la Generalitat separó a De la Rosa de esa operación. Con ello hice un favor a Jordi Pujol y cumplí con mi deber, también, en relación a Cataluña. Creo que el tiempo me está dando la razón y que ya es hora de que los que creemos mínimamente en la democracia acabemos poniéndonos dé acuerdo sobre lo nefasto que ha sido utilizar en el debate político la basura que han ido generando estos personajes, cuya riqueza es fruto, no de una inversión sensata, de la creación de puestos de trabajo, sino de la pura especulación financiera.

P. ¿Estamos ante un chantaje al Rey? De la Rosa dice que el Rey le agradeció personalmente en Londres los pagos de KIO.

R. Está claro que Javier de la Rosa, filtrando información a un medio de comunicación, está intentando ensuciar a la Corona en una estrategia de ataque a las instituciones del país, que ya ha empezado hace tiempo.

P. Existe la sensación de que el Gobierno socialista ha hecho bien los deberes en Defensa y mal en interior.

R. Esto es un ¡agnóstico demaado simple. La situación en que nos encontramos se debe, fundamentalente, a tres factores: el primero, el gobierno ha cometido errores graves en el nombramiento de personas para nuestos claves de responsabilidad. El segundo, se ha generado en España, en un número reducido, ciertamente, un tipo de personalidades con mucho dinero ganado muy de prisa y que no han reparado ningún tipo de medios para obtener el máximo poder a partir de esa riqueza. Y tercero, ha habido partidos que no han dudado en utilizar o en seguir una estrategia de desgaste y ataque al poder por cualquier vía, y esto rne parece un elemento esencial de la situación. Si el Partido Popular no hubiese llegado en junio de 1993 a la conclusión de que por el debate político normal nunca podría vencer a los socialistas de González, si no se hubiera apuntado a la utilización en el debate político de todo aquello que pudiera dañar al Gobierno no hubiera sido seguido también, y eso me duele muchísimo más, por IU, la situación en que estaríamos sería otra.

P. Sí, pero el Gobierno sigue renunciando a admitir el chantaje. Por ejemplo, Joaquim Molins interpeló el otro día al presidente del Gobierno y le dijo: "Mire señor González, como no aporte más temas, como no se moje más en el anuncio del chantaje con pruebas y con nombres, deje usted de hablar de chantajes".

R. Respeto a Joaquim Molins. Pero él sabe que, si el Gobierno es el que avanza las explicaciones de lo que sucede, va a ser descalificado por los demás partidos y también por parte de los medios de comunicación. Y por tanto, él sabe que hay que esperar a que sea por otras vías, entre las cuales yo creo que el verdadero periodismo de investigación puede jugar un papel importante y la Justicia también. Las declaraciones de Adolfo Suárez en el mes de septiembre, a raíz de la publicación por elperiódio EL PAÍS de la primera explicación de la trama y as declaraciones e Luis María Ansón, deberían ser suficientes como ara que Joaquim Molins no pida las pruebas respecto de la existenia de la trama.

P. ¿La trama supone que las estrategias de Conde y De la Rosa están relacionadas?

R. La evolución de los hechos demuestra que hay conexiones y coincidencias preparadas en muchas dirección. Aquí hay una coordinación de intereses e incluso una coordinación de la utilización en el tiempo de esos ataques, de esas fórmulas de desgaste al Gobierno o a las instituciones.

P. ¿Hasta dónde llega la trama?

R. Hay que explicarles a los ciudadanos que el Gobierno no es el único poder, que hay muchos poderes en una sociedad moderna. Hay poderes corporativos bien conocidos en el mundo económico, en el mundo sindical, que saben comportarse con transparencia. Otros poderes, que obedecen al estricto interés privado, no se comportan con transparencia. Pero quieren mandar en la sociedad. Frente al poder derivado de la voluntad popular, ha habido coincidencia de intereses en derribar al Gobierno. ¿Qué intereses? Pues, por descontado, los intereses de personas con dificultades ante la Justicia que creen que quizá con otro Gobierno podrían superarlas. Los intereses de personas con poder económico que creen que con otro Gobierno podrían ejercerlo con mayor fuerza.

P. ¿Del Partido Popular?

R. Sí, que cree poco en el debate político como forma de acceso al poder y se apunta a cualquier estrategia. Ya le advertimos que, incluso si llegase al poder por ese camino, podria acábar siendo víctima de su propia estrategia. En cualquier caso, lo que me parece condenable es que el Partido Popular haya sido incapaz de mantener un debate político y se haya apuntado a una estrategia que se la marcan otros.

P. ¿Hay conexiones entre Marío Conde, Javier de la Rosa y las acusaciones de los GAL, por Damborenea o Álvarez?.

R. Es evidente que los periódicos han publicado, y no se han desmentido, las reuniones de Mario Conde con el coronel Perote, que está hoy en la cárcel por actuaciones gravísimas de presunta deslealtad a la seguridad del Estado. Es un hecho cierto que el abogado es el mismo. Son conocidas las gestiones de este abogado, exquisitas en su reunión con el presidente, no tanto, ni mucho menos, en sus reuniones con Adolfo Suárez y con Luis María Ansón, y creo que esto es un tema claro para quien haya seguido la información. Es conocida también la vieja relación en tre Perote, Álvarez y Sancristóbal y de éstos con Damborenea.

P. A la gente lo que la deja perpleja es que se hayan producido estas cosas, que el Gobierno tenga conocimiento de ello y deje pasar mucho tiempo sin que lo haga público.

R. Yo creo que es un acierto del Gobierno el haber hecho que la iniciativa la tomen los medios de comunicación porque, insisto, si lo hubiera hecho el Gobierno la misma información habría sido atacada como falsa y hubiera tenido mucha menos aceptación por parte de la propia sociedad.

P. ¿Usted tuvo conocimiento de la reunión del presidente del Gobierno con Jesús Santaella en La Moncloa, el 23 de junio?

R. Sí.

P. ¿Le dio usted instrucciones?

R. En la reunión con el presidente, Sántaella tan sólo le comunicó que siendo él el abogado nunca habría ataques a la! instituciones. Instrucciones al presidente no se le dan.

P. El presidente del Gobierno, en su comparecencia del día 28, no hace ninguna mención al chantaje cuando ya tiene datos bastante concretos. ¿Por qué lo oculta?

R. En primer lugar porque en relación con el Gobierno no disponíamos de ninguna prueba. Luego se han producido las declaraciones de Adolfo Suarez y de Luis María Ansón, que están ahí, y esos temas están también en manos de los jueces. A partir, de ahora, los jueces decidirán. Lo que me parece más específico de nuestra situación es el seguídismo de esta estrategia. por parte de un partido político que, quiere ser alternativa de Gobierno, dando, por verdaderas todas las informaciones que se publican sin contrastarlas, y usándo las constantemente en el debate político. Sin esa actitud no esta ríamos donde estamos. Piensen ustedes que el día en que un periódico de Madrid, siempre el mismo, publicó las declaraciones de Luis Roldán, por cierto fuga do de la justicia, en relación al in Jorme Crillón, se celebró un pleno en el Congreso de los diputados y en ese pleno, José María Aznar dio por absolutamente cierta esa información y me acusó directamente de utilizar información pública para intereses privados. Cuando ese tema se ha terminado, cuando el Tribunal Supremo ha archivado las actuaciones, viadie, absolutamente nadie del Partido Popular, ha hecho un simple gesto de reconocer el error o pedir excusas por haber utilizado durante un año esta acusación en el debate político. Y tenernos que preguntarnos cómo se repara el daño causado.

P. Entonces, ¿sugiere que la trama es el instrumento básico de la acción política del Partido Popular?.

R. Es que no ha habido posibilidad de discutir en el Parlamento temas que son los que en realidad le preocupan al ciudadano, como pueden ser buscar, empleo, asegurar las pensiones o debatir si son adecuadas las medidas que ha tomado el Gobierno para que la economía funcione. No ha habido ocasión.

P. ¿Todavía hay alguna posibilidad de que Narcís Serra pueda convencer a Felipe González para que se presente o usted ya ha tirado la toalla?

R. Mi posición es que, no sólo por razones de partido, sino también por razones más amplias, creo que conviene que se presente a las próximas, elecciones.

P. ¿Qué le pasa a usted con el señor Pujol y al señor Pujol con usted. Por que todo el mundo está percibiendo un enamoramiento mutuo del señor Pujol con el señor González, cada vez que hablan, después, siempre se echan flores, y en cambio usted con el señor Pujol y el señor Pujol con usted.... Hay quien dice que usted siempre ha estado en el punto de mira de la historia de Banca Catalana.

R. Esto habría que preguntarselo al señor Pujol. yo creo que el señor Pujol tiene dificualtades de entenderse con los líderes de Cataluña a los que él tiene algún tipo de temor. También tiene dificultades de entenderse con Pasqual Maragall, por ejemplo. Yo creo que hay que, buscarlo más en el carácter personal de Jordi Pujol que en las exigencias de su propia opción política: yo tengo una de las mejores relaciones personales con Miquel Roca y seguimos cada uno en nuestra formación política. El tema de Banca Catalana creo que está claro para cualquiera que haya querido, saber la verdad. Aún tengo que escuchar a protagonistas de este asunto agradecer que, como alcalde de Barcelona que era en aquel momento, llamase al gobernador del Banco de España y, después de tener su autorización, trasladase todos los depósitos de tesorería del Ayuntamiento a Banca Catalana.

P. Díganos una cosa buena de José María Aznar.

R. Creo que Aznar es una buena persona.

P.¿Qué pasa en el PSC? Hay divorcio claro entre los líderes históricos del partido Obiols, Reventós, Maragall y el aparato. ¿Con quién está usted?.

R. No, yo creo que esto es una presentación absolutamente, torcida de la realidad. En el partido ha habido discusiones para realizar las listas. Es un hecho cierto. Además, con transparencia. Lo que es imposible en el PSC, y lo va a ser cada vez más en el futuro, es que una persona, como sucede en Convergencia i Unió, es decir, Jordi Pujol encerrado en una habitación, arregle las listas del partido. Y eso es aceptado sin rechistar. Por suerte, en el PSC no depende de la proximidad a un cargo del partido el estar en las listas, sino yo territorial y de las bases que se tenga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1995

Más información

  • Narcís SerraEx vicepresidente del Gobierno
  • Nadie del PP me ha pedido disculpas tras el archivo del 'caso Crillón' por el Tribunal SupremoSi el PP no se hubiera apuntado al uso de dossieres, la situación sería otra Aún tengo que escuchar que me agradezcan que, cuando era alcalde de Barcelona, trasladase con la autorización del Banco de España todos los depósitos de tesorería del Ayuntamiento a Banca Catalana.