Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE y Marruecos sellan los pactos de pesca y asociación, que rubricarán la próxima semana

La Unión Europea (UE) y Marruecos sellaron anoche en Bruselas el acuerdo de asociación que abre el mercado del país norteafricano a las exportaciones industriales y de servicios europeas en un plazo de 12años. Rabat se avino a unos cuantos retoques sobre aspectos no sustanciales de las concesiones europeas a sus exportaciones agrícolas, que ayudaron a los países rebeldes de la UE a digerir sus reservas. Los ministros de Exteriores dieron la luz verde final al acuerdo, tras 12 horas de reuniones. Y acordaron con Rabat el último fleco del acuerdo pesquero, tras un susto negociado. Ambos acuerdos serán rubricados la próxima semana. El presidente del Consejo, Javier Solana, mostró su "satisfacción".

El acuerdo fue alcanzado en un tiempo récord. La Comisión Europea, representada por Manuel Marín, y Marruecos, por 'el ministro de Agricultura, Hassan Abou Ayoub, empezaron a discutirlo a la vuelta del verano y lo dejaron listo a mitad de octubre (EL PAÍS del 19 de octubre), tras lo cual fue discutido por los Quince: les han bastado pues 20 días, intensos en reuniones, plagados de posturas polémicas y salpicados de movilizaciones. "El acuerdo es equilibrado", coincidieron al final los ministros Solana y Abou Ayoub. El Consejo autorizó a la Comisión para rubricar ambos pactos, lo que pretende hacer "la próxima semana", especificó Marín.Queridos colegas, quiero anunciarles mi intención de no levantarme de la mesa hasta que hayamos conseguido un acuerdo". Con su sonrisa y suavidad de formas caracteristicas, pero con la misma firmeza que ha exhibido la diplomacia española desde hace tres semanas, Solana delimitó así el campo de juego al iniciar la reunión. Se trataba de zanjar unas diferencias cifradas en una cantidad mínima, 1.440 millones de pesetas.

Ese era el estrecho pero abismal Rubicón que impedía a varios países ricos (y uno pobre, Portugal) de la Unión dar su luz verde al acuerdo de asociación con Marruecos, que inundará de productos industriales y de servicios europeos el mercado marroquí y dará a Rabat compensaciones financieras mínimas de 350 millones de ecus anuales (56.000 millones de pesetas) durante el próximo trienio.

Bochornoso mercadeo

La bochornosa - subastilla de mercado persa sobre el afeitado de las concesiones agrícolas europeas durante los próximos cuatro años empezó en sesiones "de confesionario", encuentros bilaterales entre la presidencia y los ministros o secretarios de Estado de los países que quedaban en el frente de los respondones: Alemania, Holanda, Portugal e Italia. Continuó en sesiones plenarias. Y se interrumpió para permitir que Solana negociase en el almuerzo con Abou Ayoub.

El afeitado que solicitaban los reacios no tocaba lo sustancial del acuerdo. Eran simples retoques que presentar a sus lobbies nacionales para hacérselo más digerible y erigirse en posición. de arduos negociadores. Marruecos, con la mediación de la presidencia y la Comisión, acabó cediendo dadivosamente a todos ellos, aunque tras amagos de resistirse a las limosnas.

La reunión empezó con un capítulo y medio cerrado. Uno, el del tomate, al confirmarse que el contingente de 10.00 toneladas del mes de abril se repartirá a razón de 2.000 toneladas mensuales entre noviembre y marzo. En ese periodo entrarán 145.676 toneladas a un precio de 500 ecus / tonelada. Y otras 5.000 en octubre. En total entrarán l 50.676 toneladas, apenas 15.000 más que en 1994 (un alza sólo algo superior al 10%), una gota de agua para un mercado de 13 millones de toneladas anuales, que sin embargo ha desatado protestas del sector en el Benelux y España. Bélgica abandonó el campo de los rebeldes. Holanda, a medias.

El medio capítulo resuelto era el de las flores cortadas. El compromiso inicial cifraba en 5.000 las toneladas que obtendrían acceso. Alemania y Holanda ya habían obtenido que la exención de aranceles a las exportaciones marroquíes operase sólo desde mitad de octubre a mitad de mayo y que el subcontingente de las 2.000 toneladas de flores exóticas se alcanzara progresivamente:1.000 en 1996, 1.250, en 1997, 1.500 en 1998. y las 2.000 en 1999. Ayer obtuvieron parecido escalonamiento en el subcontingente no exótico, de 3.000 toneladas, que se alcanzarán a un ritmo de 2.000 en 19961 2.400 en 1.997, 2.600 en 1998 y 3.000 en el cuarto año.

Con esta propina se excluyeron automáticamente del campo rebelde. Quedaban en este campo sólo Italia (cítricos) y Portugal (por las sardinas envasadas).

Los contingentes para los cítricos no se tocaron. Pero ante la insistencia de Italia, se le regaló una declaración, según la cual se tendrán en cuenta los efectos de estas importaciones en la discusión sobre OCM de frutas y hortalizas.

La sardina portuguesa

En esta secuencia que recordaba la caída en goteo de los Diez negritos, sólo faltaba cómo enterrar la sardina portuguesa. También se acicaló este capítulo, ampliando un año el contingente (ver cuadro). El flamante ministro portugués, Jaime Gama, se daba por satisfecho: ese resultado se acompañó de un compromiso de una ayuda financiera de la Comisión para reconvertir el sector por importe de 2,2 millones de ecus (352 millones de pesetas), aparte de actualizar otros 15 millones de ecus (240 millones de pesetas) de un programa no utilizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1995

Más información

  • Rabat fue flexible en lo agrícola y dio un susto sobre el acuerdo Pesquero