Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El accidente de un piloto cuestiona de nuevo la seguridad en la fórmula 1

El finlandés Mika Hakkinen (McLaren-Mercedes) de 27 años, se encuentra en estado grave, pero estabilizado, tras sufrir un accidente en la primera sesión de entrenamientos oficiales del Gran Premio de Australia, la última prueba del Campeonato del Mundo de fórmula 1, que se disputa en Adelaida. El accidente del piloto finlandés, similar al que sufrieron Ayrton Senna y, el año pasado, Wendlinger en Mónaco, ha cuestionado la seguridad del circuito.

El doctor Syd Watkins, médico de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), indicó que el piloto, que se encuentra internado en una unidad de cuidados intensivos del hospital Royal de Adelaida, sufre una herida en la cabeza, permanece sedado y con respiración asistida.El escáner que se le ha practicado a Hakkinen "no revela otras heridas de importancia y sólo se aprecian lesiones externas en la cara o la cabeza", según el propio Watkins. "Aunque la evolución de las lesiones neurológicas es imprevisible, matizó, "el progreso es hasta el momento satisfactorio".

Tan sólo 13 minutos después del inicio de los entrenamientos oficiales, Hakkinen, considerado como uno de los pilotos más rápidos del circo, perdió el control de su McLaren en una curva, tras un pinchazo en la rueda trasera, cuando rodaba a más de 200 kilómetros por hora en una zona crítica del circuito. El monoplaza salió catapultado al pasar sobre el bordillo que desliza la pista y se estrelló casi lateralmente contra una barrera de neumáticos compuesta únicamente por una fila en lugar de las tres habituales. El director de la carrera detuvo los ensayos para que el piloto finlandés fuera atendido por los servicios médicos, que tuvieron que anestesiarle y practicarle una traqueotomía en la misma pista. Casi media hora después fue trasladado al hospital Royal.

El accidente de Hakkínen, muy parecido al que sufrieron Senna y, el año pasado, Wendlinger en Mónaco, ha cuestionado la seguridad del circuito. Una comisión de pilotos, comandada por el doble campeón del mundo, el alemán Michael Schumacher, ha exigido a los organizadores una mejora del trazado, sobre todo tras detectar que los bordillos son cortantes en algunas curvas, y la habilitación de más filas de neumáticos para garantizar la seguridad de los pilotos en caso de choque contra los muros de hormigón que delimitan la pista.

Los ensayos se reanudaron después de 45 minutos del accidente bajo el dominio de los dos pilotos de Willimas-Renault, el inglés Damon Hill y el escocés David Coulthard, mientras que Berger fue tercero, y Schumacher, cuarto, a medio segundo de Hill.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de noviembre de 1995

Más información

  • Hakkinen, en estado grave tras un siniestro en Australia