Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González evocó unos versos de Blas de Otero

"Un poeta español, en medio de las conmociones de este siglo, reivindicó en defensa del hombre y de la justicia, la paz y la palabra. Es éste el tiempo de la paz, la cooperación y la palabra en Oriente Medio". Sin nombrarlo -y sin que casi nadie lo apreciara hasta algunos minutos después, porque Felipe González dijo su discurso en español sin interrupciones para el intérprete-, el presidente del Gobierno llevó ayer a Blas de Otero a la ceremonia de la firma del acuerdo entre Israel y la OLP.

Fue una de las tres citas que González, que intervenía en calidad de presidente semestral comunitario, incluyó en su breve discurso, dedicado a resaltar la importancia del acontecimiento, felicitar a sus protagonistas y reiterar el respaldo político y económico de la Unión Europea a la paz en la zona. Felipe González fue el último de los testigos en firmar sobre la histórica mesa que se emplea en estas ocasiones y cuyo primer uso se remonta a la firma del final de la guerra hispano-norteamericana.

La ceremonia se extendió durante una hora y 53 minutos, y la larga lista de oradores incluyó a Bill Clinton, el primer ministro israelí, Isaac Rabin, el líder palestino, Yasir Arafat, el rey Hussein de Jordania y el presidente de Egipto, Hosni Mubarak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de septiembre de 1995