Inmortalizar la historia

Para el bailarín Joaquín Cortés, el filme de Saura va a inmortalizar la historia del flamenco, desde el clásico hasta las vanguardias. Una vanguardia en el baile que él representa y que ha demostrado en la utilización de contrabajo, violín y guitarra en la interpretación de una farruca.

O como dice la bailaora Merche Esmeralda, en Flamenco están las tres generaciones del baile: "Las que han dejado casi de bailar, las que lo hacen ahora y la generación joven que está pisando muy fúerte". Cada uno en su estilo y su manera de expresión. "Será un documento interesantísimo para las nuevas generaciones y para el aficionado. Va a ser fenomenal tener en casa a los mejores intérpretes del momento", reconoce Esmeralda, que vestida a la moda de final de siglo, con traje con pequeña cola y pollero, interpreta a una guajira cubana. "Vamos a crear adictos", confía Esmeralda.

Más información

Algunos años y una manera distinta de sentir el baile flamenco separan a Merche Esmeralda, que ya intervino en el musical Sevillanas, de Saura, de Belén Maya. Esta bailarina de 28 años, hija de Mario Maya, quien también interviene en el filme, interpreta el único dúo que ofrece la película, una bulería junto a El Grilo.

"Me siento superhonrada de participar en Flamenco. Nunca había hecho cine y me lo pasé muy bien. Estoy desarrollando un estilo donde intento unir mis sensaciones sin salirme del flamenco, y estoy orgullosa de que me pidieran estar en la película", dice Belén Maya, quien se ha propuesto sacar a relucir a las mujeres bailaoras. "Estoy dando una clase sólo ara mujeres, que necesitan mucha ayuda, porque quiero que disfrutemos del mismo boom que está viviendo el flamenco masculino".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de junio de 1995.