Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferran Cardenal renunció a los 5 millones al mes que cobraba Roldán

El director general de la Guardia Civil, Ferran Cardenal, que recibía cinco millones de pesetas mensuales para gastos reservados, al igual que su predecesor, Luis Roldán, ordenó que ese dinero se ingresara en la. caja de la secretaría de la dirección general, según declaró ayer el teniente coronel de dicho cuerpo, Manuel Fuentes Cabrera.La juez Ana Ferrer tomó declaración en calidad de testigos a los tenientes coroneles Rafael Yuste y Manuel Fuentes Cabrera, que estuvieron destinados en la citada secretaría durante la etapa en la que Luis Roldán fue director general de la Guardia Civil.

Según fuentes jurídicas, los dos mandos explicaron que la dirección general recibía 14,5 millones de pesetas, además de otros 12,5 mensuales que se ingresaban en la caja de la secretaría y otros cinco que el director general recibía al mes. Los dos testigos indicaron que el. sentir generalizado en la secretaría era que estos cinco millones eran para uso personal del director general.

Ferran Cardenal, según el teniente coronel Fuentes Cabrera, renunció a esa cantidad y ordenó que se ingresara también en la caja.

La disposición de fondos reservados se hacía por orden de Roldán, que había establecido que la documentación relativa a gastos con fondos reservados se destruyera anualmente, aunque a partir de mayo de 1993 se decidió hacerlo cada mes.

La juez Ferrer interrogó a otras tres personas que cobraron algunos cheques bancarios, cuya procedencia trata de comprobar para verificar si proceden de inculpados en el sumario, como el propio Roldán o su testaferro, el directivo de Huarte Jorge Esparza.

Al comienzo de la diligencia compareció en el juzgado el coronel Enrique Rodríguez Galindo, jefe del cuartel de Intxuanrrondo, en Sa Pastián. El coronel salió a los pocos minutos, después de que le explicaran que había sido llamado por un error de transcripción en el oficio remitido a la dirección general de la Guardia Civil, ya que al que se pretendió citar realmente era el coronel Rafael Garabito. A su salida del juzgado, Rodríguez Galindo se limitó a contestar que tenía "mucha prisa" cuando le preguntaron sobre su comparecencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de junio de 1995