Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empieza a funcionar la ventanilla de los pisos baratos

Los subasteros tendrán competencia. La Comunidad de Madrid abre hoy, en el edificio de los juzgados de la plaza de Castilla, una oficina dónde gestionará una valiosa información: los pisos que se subastan en Madrid.Hasta el momento, este material inmobiliario estaba en manos de los, subasteros, que conseguían adquirir viviendas a precios inferiores -hasta un 20%- a los de mercado, según los cálculos regionales, para revenderlas postetiormente.

El despacho de la Comunidad, regentado por dos abogadas, regalará a los ciudadanos información sobre todos los pisos que se subastan en la región cuya relación, además: será publicada quincenalmente en EL PAÍS dentro de unas semanas, facilitada por la Consejería de Presidencia.

La nueva ventanilla, según explicó ayer el presidente regional, Joaquín Leguina, persigue enterrar el monopólio que ejercen actualmente los subasteros sobre los 200 inmuebles -cuyo precio medio oscila entre 5 y 12 millones- que diariamente se subastan en los juzgados de Madrid.

Hasta ahora, un clan de subasteros copaba los dos juzgados hipotecarios de Madrid, en la calle del Capitán Haya, y, previo acuerdo entre ellos, conseguía los bienes subastados -embargados a sus dueños por el impago de la hipoteca u otras causas- por menos de su valor real.

Extender la información sobre estas subastas a todos los ciudadanos y difundir las direcciones de los inmuebles en los medios de comunicación evitará, según los responsables regionales, que los subasteros sigan monopolizando la compra de estas viviendas.

El ministro Juan Alberto Belloch, el presidenta madrileño y el decano del Colegio de Abogados de Madrid, Luis Martín Mingarro, firmaron ayer el convenio para hacer posible esta iniciativa, puesta en marcha tras la proposición de izquierda Unida, aprobada en la Asamblea, para "acabar con la mafia de los subasteros. Antes de esta iniciativa parlamentaria, la juez decana de Madrid, Manuela Carmena, presente en la firma del convenio, lanzó la idea en abril de 1994, en una entrevista concedida a este periódico., "Aquí vendemos pisos baratos diariamente, y es muy doloroso que, pudiendo los ciudadanos beneficiarse, exista una especie de colectivo totalmente ilegal que impide adquirir una vivienda a un precio módico", declaró entonces.

Juan Alberto Belloch anunció que su departamento prepara la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil con el objetivo, entre otros, de "lograr que las subastas públicas se incorporen al mercado". "Esta oficina", agregó, "permite no, esperar a tener ese marco legislativo". .

Tanto Leguina como Belloch destacaron ayer que la ventanilla de los edificios subastados permitirá que los precios de venta se acerquen al valor de mercado de los inmuebles. "Esto, beneficiará tanto a los acreedores como a los deudores" sentenció Leguina.

Carmena, principal impulsora de la oficina, también lo cree: "Hay abogados con ganas de trabajar y ciudadanos que necesitan casas baratas, y aquí, en las subastas, vendemos pisos baratos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 1995