MUNDIAL 94

La sombra de Julio y Roberto

"Nos vamos a casa, pero con la satisfacción de haber jugado un gran partido", dice Clemente

Tenía la mirada aún en el partido, en aquel maldito campo, en aquel remate de Julito Salinas, en aquella contra de Roberto Baggio. Estaba frente a un micrófono, en su ambiente, con los periodistas, pero Javier Clemente tardará tiempo en apartar su mirada de aquella maldita cancha. "Ha sido un partido muy duro, muy fuerte", comenzó diciendo el seleccionador. Un partido de aquellos que le gustan a él de forma especial. "Queríamos cansarles en el primer tiempo, les presionamos muy arriba, les maduramos", prosiguió, "para luego ir a por ellos en el segundo. Y estuvimos ahí, les debíamos haber ganado, porque hemos sido mejores, pero nos ha faltado rematar' Italia, en cambio, nos ha marcado el segundo gol en la única jugada de ataque".Dos nombres corrían en boca de los periodistas. Julio Salinas y Roberto Baggio. "No sería justo personalizar en Salinas la derrota. Me sabría mal", respondió Clemente. "Está destrozado. Hay que ser comprensivo con estos fallos. No suele fallar. Ha sido raro. Pero... para meterlo hay que estar ahí". Y Robby: "No era fácil meter aquel gol", expuso el seleccionador español. "Fue una jugada en que nos fuimos hasta con siete hacia arriba y nos pillaron en una contra, un dos contra uno". Un tercer nombre aparece en la tertulia: Luis Enrique. "Le han roto la nariz en la última jugada de un codazo. Creo que ha sido Tassoti. Pero el árbitro no ha querido pitar el penalti". "Nos vamos para casa, pero con la satisfacción de haber jugado un gran partido de cuartos de final", acabó Clemente. "Hemos ganado en cuanto a juego y tenía confianza en que resolveríamos antes de la prórroga, porque al ritmo que hemos jugado no la habríamos aguantado. Saqué a Salinas por eso, porque íbamos a ganar, y resulta que nos encontramos fuera".

Más información

No tuvo ningún reparo Arrigo Sacchi en felicitar "tanto a España como a Clemente, porque han merecido también ganar este partido. Italia fue superior en el primer tiempo, pero no en el segundo". El guión del partido que argumentó el seleccionador italiano no coincidió en todo, sin embargo, con el de Clemente. "Nosotros salimos a resolver, porque sabíamos que en le se gundo tiempo acusaríamos los 120 minutos jugados contra Nigeria. Le dimos ritmo al partido y 1 merecimos Regar al descanso con un 2-0", analizó. "Pero sólo conseguimos un gol de ventaja, y en la reanudación aparecieron los males previstos. Cansados, perdimos el sitio, la posición, se nos bloquearon las ideas y lo pasamos mal. Luego surgió Roberto Baggio y marcó un gol de campeón. Pero también me gustaría decir que quien ha aguantado al equipo ha sido Dino Baggio y que si he cambiado a Albertini ha sido por una lesión".

Las preguntas incidieron en la suerte italiana en este Mundial. Han ganado dos partidos, contra Nigeria y España, en que el juego les daba como perdedores. "Espero tener en Nueva York la misma suerte que en Boston", llegó a confesar Sacchi, conocido entre algunos periodistas italianos como el Sacerdote. "Puede que seamos los campeones del mundo en lo! últimos minutos, por la forma en que han. llegado nuestras últimas victorias, pero el título se consigue en el último partido. Hoy, en cualquier caso, me siento feliz, y dedicamos el triunfo a los tifosi que estaban enfadados con nosotros antes del partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de julio de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50