Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ateneo hipoteca parte de su patrimonio por un crédito

Sólo 42 socios, de los 5.000, votaron a favor de la medida

A las 11 de la noche del martes pasado, en el salón de actos del Ateneo de Madrid, donde se celebraba una asamblea extraordinaria de la institución, había 81 socios sentados. Tras cuatro horas de agria discusión, 42 de ellos aprobaron a mano alzada la propuesta de la junta directiva sobre la financiación de las obras de la casa histórica, situada en la calle del Prado 21, y del edificio anejo, en construcción desde 1989. Los 39 socios restantes se opusieron a la solicitud de un crédito hipotecario de 150 millones de pesetas. La garantía que ofrecerá el Ateneo es la obra nueva, de Prado 19. Una vez negociado el crédito, la junta deberá exponer las condiciones en otra asamblea en septiembre próximo."Estoy muy asustado", declara César Navarro, presidente del Ateneo hasta 1987. "Todo indica que el Ateneo acabará embargado. Este crédito prolonga la vida del Ateneo, pero garantiza su muerte", sentencia Navarro.

La directiva asegura que el Ayuntamiento y el Ministerio de Cultura les han dado esperanzas de que entregarán las subvenciones prometidas en 1989, que suman 200 millones.

"El crédito resolverá la vida cotidiana. Terminaremos la obra en el edificio histórico y pagaremos la deuda con la empresa que construye la parte nueva", señala David Rivas, secretario primero de la junta. Pese a ser profesor titular de Economía, Rivas prefiere no hablar de números. "No sé a cuánto ascenderán los intereses del crédito. Trataremos de pedirlo a 10 o 12 años y de rebajar en uno o dos puntos los intereses del mercado", explica. Tampoco determinó la cuantía de la deuda total: la situó entre 120 y 180 millones, "según cómo se calcule".

Por ahora, ni la sala grande de estudio ni el salón de actos están refrigerados. Y desde hace tres semanas, el desprendimiento de la escayola de un techo de la planta superior bloquea el acceso a las taquillas y a la sala de lectura de periódicos.

Emiliano Montero es uno de los casi mil socios que estudian en la biblioteca del Ateneo y el martes promovió una propuesta distinta de financiación. "Propuse que el Ateneo pidiera un crédito pequeño, de 10 o 20 millones, para arreglar cosas urgentes del edificio histórico. Deben considerar a los estudiantes, porque representamos una buena parte de los ingresos", señala. Los socios pagan 15.000 pesetas la primera vez y 1.200 pesetas al trimestre.

Varios socios están recogiendo firmas para impugnar la asamblea pasada. "Recibí la convocatoria hoy [por ayer] en casa. A otros socios les llegó el mismo día", afirma César Navarro. El estudiante Montero añade que sólo hubo quórum (de 60 personas) a las 19.45 y la asamblea tenía que empezar a las 19.30. Unos quieren acudir a los juzgados. Otros prefieren la vía interna. Rivas, el secretario primero, se defiende: "Los carteles que anunciaban la asamblea se colgaron el 28 de junio. No acataremos una impugnación interna. Si quieren ir a los juzgados, ¿por qué no ac udieron a uno de guardia el día de la asamblea?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 1994